Archivos de la categoría Uncategorized

campo de concentración de Tefía (1954-1966)

En el año 1954, en pleno Régimen Franquista, se modifica la conocida Ley de Vagos y Maleantes, para incluir como figura delictiva la homosexualidad, aquellas personas que reconocían –o a los que le reconocían– esta orientación sexual eran tachados de «invertidos» y –en Canarias– llevados a un Campo de Concentración que se improvisó en Tefía, lo que actualmente conocemos como El Albergue de Tefía y que oficialmente llamaron Colonia Agrícola Penitenciaria de Tefía.

Unas 90 personas fueron confinadas en este campo de concentración —que permaneció en funcionamiento entre los años 1954 y 1966— donde sufrieron vejaciones propias de este tipo de lugares con el fin de reeducarles, esclavizándolos y experimentando con ellos clínicamente. Allí fueron trasladados presos comunes, algunos políticos y, sobre todo, muchos homosexuales.
Por los testimonios de algunas de las personas que pasaron por ese calvario, y conociendo el paraje desértico en el que se ubicaba, nos podemos hacer una idea de la dura vida que les dieron. Hambre, palizas, calor insufrible y mucho frío en las noches. Los condenados realizaban trabajos forzados hasta caer rendidos, picando piedra para la construcción, cavando zanjas, sacando agua del pozo… vigilados por los duros palos de los guardianes que hacían de funcionarios y que eran en su mayoría excombatientes o retirados de las fuerzas armadas, auténticos carceleros provistos de látigos, fustas, palos,…
El Campo estaba dirigido por un ex-sacerdote castrense, quien decidía si los presos que le llegaban cumplirían la pena mínima de 1 año o la máxima de 3. La suerte de muchos (desgraciada suerte) fue que su condena no podía superar los 3 años de internamiento, pero al obtener la libertad de tan cruel reclusión se inicia la pena de destierro —mínima de 1 año y prorrogable a 5—, con una libertad sometida a vigilancia de delegados que les obligaban a vivir en otra isla o, al menos, en otra ciudad.
Muchos fueron los desafortunados que tuvieron la desgracia de cumplir pena en esta «Colonia Agrícola Penitenciaria»; uno de ellos, Octavio García, es de las pocas personas que años después reconoció haber cumplido pena en este campo de concentración. Nacido en el año 31, en las Palmas de Gran Canaria, con una infancia marcada por el hambre y la miseria, es condenado en el año 1954 como homosexual, crimen recogido bajo La ley de Vagos y Maleantes. Encarcelado por meses en la prisión del Barranco Seco, en Las Palmas, donde es humillado y sometido a toda clase de vejaciones para, meses después, ser trasladado a Fuerteventura y llevado al campo de concentración, no sin antes haberlo paseado por toda la Isla para ser humillado por los vecinos.
Octavio fue uno de los pocos presos con conocimientos religiosos, por lo que fue elegido para instruir al resto de presos en temas de religión, lo que le evita cumplir la condena completa, siendo liberado a los 16 meses, momento a partir del que empieza la pena del destierro.
Y fue Octavio García uno de los pocos recluidos entre aquellas paredes que encontró el valor para contarle al mundo entero lo que allí sucedió. Eran tiempos en los que ser acusado de tal «crimen» suponía una vergüenza irreparable. Por eso muchos de los allí confinados nunca hablaron de su paso por el campo de concentración y prefirieron que el olvido y el silencio fuera depositando polvo sobre el pasado.
Hay que ensalzar la valentía de los que supieron anteponerse a tal deshonra y contarnos los acontecimientos vividos. Gracias a ellos la historia va cambiando y nos permite ir poco a poco evitando caer en los mismos errores.

Equipo Fuertecharter

¡Cuidemos la costa de Fuerteventura!

Fuerteventura es un paraíso. La saben quienes viven aquí y también los visitantes (¡por eso repiten!). Por eso mismo es importante aprender a cuidar todos los valores que atesora esta maravillosa isla, y que la población local los conozca bien para transmitir su conocimiento a los turistas.

En la costa, el principal activo majorero por la calidad de sus playas, de sus aguas turquesa, de las inmejorables condiciones para la práctica de actividades náuticas, es necesario aprender qué se puede hacer, pero, sobre todo, con qué hay que tener cuidado. Por ejemplo, en el norte de Fuerteventura, concretamente en Corralejo, existen dos parajes enormemente sensibles, que son los parques naturales de las Dunas de Corralejo y de la Isla de Lobos. Nuestro personal de Fuertecharter los conoce perfectamente, y en cualquiera de nuestras excursiones los visitantes pueden aprender sobre las especies que se pueden pescar, dónde se puede navegar y dónde no, las especies animales y vegetales que hay que respetar, o los caminos a seguir cuando se transita en su interior.

Pero los parques naturales cuentan con la señalización necesaria que indica si se puede aparcar, acampar, pescar o hacer fuego. Sin embargo, en otros puntos de la costa, igual de bellos e importantes, muchas veces no se conocen las prácticas permitidas.  Por ejemplo, hay modas que se extienden como levantar montículos de piedra que no deberían hacerse. El territorio insular surge como resultado de procesos volcánicos que llevan millones de años para formarse, y por eso levantar y amontonar las piedras supone una alteración de ese paisaje.

©www.parapsihopatologija.com
Lo mismo ocurre con las franjas de arena dura que se encuentran en los acantilados, como las que se encuentran en la costa norte en Tindaya, Esquinzo, la Playa de la Escalera, etc. Esas franjas brancas en la roca son dunas fosilizadas de hace millones de años. Hacer dibujos y escribir en estas formaciones son modificaciones que quedarán ahí durante miles de años. Si ves a alguien haciendo montones de piedras o escribiendo en las rocas, ¡no lo dudes!, díselo, porque seguramente no lo sepa.

También es habitual ver turistas alimentando a las ardillas en las zonas montañosas y en los volcanes. Estos animales ya se han adaptado al territorio, pero no son originarios de Fuerteventura. Dar comida a las ardillas significa ayudar a una especie invasora que con su presencia afecta a la supervivencia de otras especies locales con las que comparten hábitat, como pueden ser la musaraña, un roedor endémico, o la lisneja, un precioso reptil que sólo existe en Fuerteventura y Lanzarote.

¡No se debe alimentar a las ardillas!, pero tampoco a ningún otro animal. A veces, cuando aparecen animales accidentados, tortugas o aves, la gente es solidaria y los recoge para ayudarlos. Eso está muy bien, pero no hay que darles alimentos, sino únicamente agua, y llamar inmediatamente al teléfono de Emergencias en Canarias, el 112. El personal de Medio Ambiente se desplazará lo antes posible a la zona para atender al animal.

Para los que quieran pescar, es también necesario saber que hace falta una licencia. El trámite es muy sencillo, y cualquier persona, turistas también, lo puede hacer en una mañana en las tenencias de alcaldía municipales y las Oficinas de Atención al Ciudadano de Corralejo, Puerto del Rosario, Gran Tarajal y Morro Jable. Allí se ofrece información sobre las especies de peces, moluscos y marisco cuya captura está permitida y en qué periodos.

El sentido común es muy importante también. No se debe molestar ni cazar animales silvestres. Hay especies protegidas como el guirre, un ave carroñera natural de Fuerteventura en peligro de extinción, que anida en las montañas, y que es muy sensible. Por eso, si estamos en el campo y nos encontramos con un nido, lo mejor es no hacer ruido y alejarse tranquilamente.

También es importante conocer las características de la isla para visitar sus parajes con seguridad, especialmente en el litoral. El mar es diferente en la costa este que en la costa oeste. La fuerza del océano llega con mucha más potencia en la costa oeste, lo que aquí llamamos la Mar del Norte, mientras que la costa este es más tranquila y segura.

En las playas que cuentan con servicios de socorrismo, como las de Corralejo, en el este, no hay problema. Las banderas verde, amarilla o roja indican si es posible bañarse o no. Pero en otras zonas, como por ejemplo Piedra Playa, en El Cotillo, estos servicios no funcionan todo el año. Tanto en El Cotillo como en todo el Mar del Norte es imprescindible extremar las precauciones y tener mucho cuidado con el océano. Es posible bañarse, sí, pero siempre que no haya demasiadas olas, y nunca, nunca, nunca, hay que adentrarse más allá de donde hagamos pie. A no ser que vayamos a hacer surf o bodyboard, claro, una tabla flotante siempre ayuda cuando estamos en el mar.

De cualquier manera, si queremos disfrutar de las actividades náuticas que ofrece Fuerteventura, si no somos practicantes habituales, lo mejor es contratar los servicios que ofrecen las diferentes empresas de ocio. Entre ellas Fuertecharter, que en sus excursiones ofrece la posibilidad de navegar a vela o hacer padle surf frente a la Playa de la Concha, en Isla de Lobos. Los monitores de otras actividades guiarán siempre a los visitantes para practicar deportes náuticos con seguridad. Hablamos de una amplísima oferta que incluye hacer windsurf, surf, paddel surf, kitesurf, bodyboard, piragüismo o submarinismo.

¡Y recuerden!, la mejor manera de disfrutar de la isla es conocerla, y aprender a respetar todos sus valores, que son muchos, geológicos, paisajísticos, naturales y medioambientales.

Una carrera en el paraíso: Dunas de Corralejo

Placer y sufrimiento. Con las incomparables Dunas de Corralejo como escenario, y la evocadora visión de la Isla de Lobos al fondo, se celebra cada año en Fuerteventura un evento irrepetible. Turismo y deporte se dan la mano en la Media Maratón Internacional ‘Dunas De Fuerteventura’, cuya octava edición tendrá lugar este sábado 29 de octubre de 2016.

Los organizadores del evento, amantes del atletismo residentes en Fuerteventura, se inspiraron hace ya ocho años en el famoso Maratón del Sáhara, una durísima prueba que atraviesa por etapas el desierto africano. Ese día pensaron, “pero si aquí también tenemos un desierto, y además contamos con un clima magnífico suavizado por el mar”.

De ahí surgió la idea de organizar una prueba deportiva que unificara turismo y deporte, y que tuviera su mayor atractivo en discurrir en un 95% a través del Parque Natural de las Dunas de Corralejo. Durante la mitad del recorrido, en el tramo de regreso, los participantes disfrutan también de la visión del otro gran paisaje protegido del norte de la Isla, el Parque Natural de la Isla de Lobos, lo que convierte esta carrera en un evento único en su género. En palabras de Roberto Nuñez, responsable de la organización a cargo del Club Columbus RunnerFuer, se trata de una prueba “hecha en Europa pero con sabor Africano”.

Tanto es así que, tratándose de una prueba internacional, entre los más de trescientos participantes inscritos cada año se encuentran corredores venidos expresamente desde el Reino Unido, Bélgica, Italia, Alemania Suiza o España, además, por supuesto, de los runners locales, que tampoco pierden la oportunidad. La media maratón se organiza coincidiendo con el Puente de Todos los Santos, aprovechando la festividad del día 1 de noviembre que facilita la participación de corredores nacionales, de todo el archipiélago canario, así como de muchos países europeos donde también se celebra el festivo.
Media Maratón: Dunas de Fuerteventura |FuerteCharter Blog

El hecho de mantener abierta la inscripción hasta un día antes de la carrera permite, asimismo, la inscripción a última hora de muchos turistas amantes del running que, aun no conociendo previamente el evento, se enteran una vez aquí y deciden apuntarse.

No en vano, Fuerteventura se ha convertido en los últimos años en un destino turístico y deportivo de primer orden mundial, gracias a sus suaves temperaturas a lo largo de todo el año y a las incontables posibilidades que ofrece, tanto en tierra como en el mar, un territorio virgen en su mayor parte pero también dotado de todo tipo de servicios. Cientos de miles turistas visitan Fuerteventura para disfrutar deportes náuticos como surf, kitesurf y windsurf, así como del senderismo, la natación en aguas abiertas, el running o el ciclismo.

Una carrera respetuosa con el medio ambiente

Uno de los mejores valores de la Media Maratón Internacional ‘Dunas De Fuerteventura’ es el respeto al medio ambiente. Tanto organización como participantes están plenamente concienciados de encontrarse dentro de un parque natural, por lo que el respeto al entorno es exquisito. La organización dispone de varios puntos de avituallamiento equipados con papeleras, donde los corredores depositan los envases de sus bebidas y comidas. Además, al término de la carrera se realiza un repaso a lo largo de toda la ruta, y los resultados son toda una satisfacció, pues los corredores no han arrojado ningún desperdicio. Es más, la organización aprovecha para limpiar el parque y retirar los residuos que pudieran haber llegado a su interior arrastrados por el viento.

21 kilómetros de placer y sufrimiento

La Media Maratón Dunas de Fuerteventura cuenta con una distancia oficial y homologada de casi 21 kilómetros, que discurren en su mayor parte por la arena de las dunas, pero también superando tramos de tierra, piedras y asfalto. El recorrido comienza en el entorno urbano de Corralejo, partiendo en dirección sur para cruzar hacia el interior de las dunas hasta llegar a Montaña Roja. Allí los los corredores inician el camino de regreso, esta vez por el margen exterior del parque natural, más cercano al mar y con la visión frontal de la Isla de Lobos y Lanzarote.

Se trata de un recorrido muy especial que invita a disfrutar de maravillosos paisajes, pero presentando al mismo tiempo el duro reto de superar los tramos de tierra, piedras y sobre todo, arena. Incluso en estas condiciones, el récord histórico de la carrera se ha situado en torno a una hora y veinte minutos, 15 minutos por encima del récord de la distancia que evidencian la dificultad de la prueba majorera.

Asimismo, además de la media maratón, para los corredores aficionados y sobre todo para los más jóvenes se organiza el día de la carrera una versión reducida de 8 kilómetros, llamada la Carrera 8 km. “El Quintillo”, que este 2016 suma cinco ediciones.

En definitiva, nos encontramos de un evento que por su naturaleza y atractivo vale la pena disfrutar, no sólo como corredor, sino también como público si te encuentran en Fuerteventura durante el Puente de Todos los Santos.

Pueblos qué visitar en Fuerteventura: Lajares

Si ya has visitado la Isla de Lobos con una de nuestras excursiones ya conocer lo mejor, pero aún quedan muchos lugares que debes visitar. En esta ocasión nos vamos a la localidad de Los Lajares, a unos 10 km de Corralejo.

Lajares es un pueblo de unos 3000 habitantes situado en el norte de la isla. A pesar de no estar al lado del mar, Lajares es, sin lugar a dudas, el pueblo surfero por excelencia de Fuerteventura, porque se encuentra en una ubicación privilegiada a escasos kilómetros de los mejores picos de surf de Fuerteventura, prácticamente a la misma distancia de la costa este, oeste y norte.

En Lajares viven residentes de diferentes nacionalidades lo que lo enriquece culturalmente, y es además un pueblo turístico pero sin aglomeraciones, ya que la oferta de alojamiento es de apartamentos o casitas terreras con mucho encanto.

Lajares es un pueblo de paso, ya que está a medio camino entre El Cotillo y Corralejo, digamos que los 3 pueblos más interesantes de la zona norte a nivel turístico, pero cuenta con una gran oferta de ocio. En la calla principal de Lajares encontrarás de todo, tiendas y escuelas de surf, kite, ropa, artesanía,… y restaurantes y bares para todos los gustos, donde desayunar, comer o cenar e incluso disfrutar de música en vivo prácticamente todos los días de la semana (Canela Café, Return Bar,…).

Qué hacer en Lajares?

Visita al Volcán Calderón Hondo
Probablemente uno de los conos volcánicos mejor conservados de Fuerteventura. Subirlo es un placer ya que te permitirá disfrutar de las vistas de todo el norte de la isla, Lanzarote e Isla de Lobos. El tiempo que necesitas es poco más de 1 hora y el camino está perfectamente habilitado para el visitante, no es una marcha complicada ni dura, más bien es recomendable para todo tipo de personas.

FuerteCharter Excursiones | Pueblos: Lajares
Un paseo por el Barranco de los Encantados
Probablemente este es uno de los secretos mejor guardados de Fuerteventura, se trata de un barranco de arena al que accedes saliendo de Lajares dirección El Cotillo, en la rotonda tomas la salida del camino no asfaltado, puedes aparcar el coche y comenzar a caminar. Según te vas adentrando el paisaje es espectacular, formaciones rocosas de lo más originales y una gran cantidad de restos fósiles. Las especiales formas rocosas del Barranco de los Encantados provienen de antiguas acumulaciones de arena situadas bajo el mar, al producirse los grandes descensos en el nivel del mismo, estas aglomeraciones de arena quedaron al descubierto, formando, con el paso del tiempo, este lugar de belleza incomparable. Declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de Zona Paleontológica, en el 2008.

©es.enjoyfuerteventura.net
©es.enjoyfuerteventura.net

Los sábados Mercado artesanal Los Lajares
Todos los sábados de 10-14h. distintos artesanos de Fuerteventura organizan un mercado donde podrás encontrar gran variedad de piezas de artesanía. Una visita muy recomendable, ya que precisamente por el mercado el pueblo está muy animado, además la localización es en la misma Plaza del Pueblo y justo al lado hay un parque infantil con lo que si viajas con niños es una parada perfecta.

© Mercado Artesanal Los Lajares
© Mercado Artesanal Los Lajares

Disfrutar de la Jam Session de los miércoles
Si te gusta la música en vivo, todos los miércoles, en un local emblemático del pueblo, El Canela Café, se dan cita músicos y aficionados para montar una de las sesiones más conocidas de Fuerteventura. A eso de las 20:00h ya empiezan a acercarse residentes y turistas a disfrutar de la oferta gastronómica del lugar y sobre las 22:00h. empieza la música. Te sorprenderá ver la gran cantidad de gente de todas las nacionalidades que se asoma por allí.

Oferta gastronómica
A pesar de lo pequeño que es el pueblo sorprende ver que en Lajares no falta de nada en cuanto a restauración se refiere. Tanto para desayunar, comer o cenar hay varias opciones, desde locales típicamente canarios (Los Pinchitos y Los Piratas), restaurantes italianos (Rojo Tomate, Maná Café), franceses (el Goloso), e incluso cuentan con un bar alemán (The Return Bar)…

Lajares es un lugar interesante para hacer una parada y descubrir el estilo de vida de los que habitamos en esta isla, eso sí, si te alojas en Lajares y quieres moverte libremente recomendamos alquilar un coche, estarás prácticamente a la misma distancia de las playas de Corralejo y El Cotillo, las mejores playas de Fuerteventura.

Equipo FuerteCharter