Vivir en una Isla

 Vivir en una isla, aunque sea durante unos días, te hace diferente.

La simple sensación de estar rodeado de mar ya te calma —de ahí que se bromee a menudo con el carácter sosegado de los isleños—. Será la majestuosidad de sus aguas, que parece detener el tiempo, que te hace pararte a observar las salidas y las puestas de sol, la inmensidad del firmamento estrellado…

Existen infinidad de islas, algunas desiertas y otras habitadas, unas más cercanas y otras más alejadas de la civilización, unas más frías y otras más cálidas, muchas de ellas paradisíacas, pero pocas como Fuerteventura, con 12 meses de buena estación al año y con 265 kms de litoral, que la convierten en uno de los destinos preferidos de sol y playa, y en uno de los “parques acuáticos” por excelencia en toda Europa.
No hay sensación comparable a la de despertar temprano en la mañana, sacar un pie de la cama y casi sentir la humedad fresca y matutina de la arena de la playa. El mar te llama, con el incansable batir de las olas en la orilla, para que te prepares a disfrutar de un nuevo día, bañado en viento, salitre y sol.

El muelle de Corralejo te espera, algo aletargado aún por la hora temprana, y oyes el tintineo de las escotas en los mástiles, como impacientes por echarse a la mar, como si la noche les hubiese sabido a demasiado y hubiesen descansado tanto que desbordasen energía por salir a dar ese paseo en barco.

Y es que Fuerteventura es un paraíso que invita a la aventura náutica.

Sólo mirar al horizonte y seguir el sinuoso perfil de la Isla de Lobos, con su magia latente, sientes como que el mar te tira hacia dentro. Un azul profundo que va clareando y se transforma en turquesa; un sinfín de especies marinas que te saludan, incluso parecen acariciar tu embarcación y te hacen sentir parte del todo que es el océano.

Vivir en una isla como esta te vincula al mar de una forma casi inevitable. En la múltiple oferta de actividades náuticas existen opciones para todos, desde la pesca, a las excursiones en barco, pasando por infinidad de deportes acuáticos: surf, kitesurf, windsurf, SUP, buceo, kayak, snorkel… Todos al alcance de tus ilusiones, para que decidas, según las condiciones del día y tus habilidades, qué prefieres practicar. ¡Quizás hoy te apetezca una excursión en catamarán!

Vivir en una isla como esta es una fortuna que desde este momento y en este blog vamos a compartir con todos vosotros, informándoos sobre el entorno, las actividades, la fauna, la historia, las curiosidades de esta tierra y de esta gente ligada irremisiblemente al mar que lo rodea todo.

Si tenéis la suerte de habitar en este paraíso podréis comprendernos a la perfección, y si sois visitantes o futuros visitantes de nuestras costas, una vez hayáis vivido durante unos días en la calma de este edén desierto, sabemos que no olvidaréis la isla de Fuerteventura jamás, y podréis seguirnos para que la isla perdure en vuestro recuerdo y no perdáis la ocasión, si podéis, de volver a visitarnos.

 El Equipo de FuerteCharter

 

 

 

 

 

 

Navegando por Fuerteventura