campo de concentración de Tefía (1954-1966)

En el año 1954, en pleno Régimen Franquista, se modifica la conocida Ley de Vagos y Maleantes, para incluir como figura delictiva la homosexualidad, aquellas personas que reconocían –o a los que le reconocían– esta orientación sexual eran tachados de «invertidos» y –en Canarias– llevados a un Campo de Concentración que se improvisó en Tefía, lo que actualmente conocemos como El Albergue de Tefía y que oficialmente llamaron Colonia Agrícola Penitenciaria de Tefía.

Unas 90 personas fueron confinadas en este campo de concentración —que permaneció en funcionamiento entre los años 1954 y 1966— donde sufrieron vejaciones propias de este tipo de lugares con el fin de reeducarles, esclavizándolos y experimentando con ellos clínicamente. Allí fueron trasladados presos comunes, algunos políticos y, sobre todo, muchos homosexuales.
Por los testimonios de algunas de las personas que pasaron por ese calvario, y conociendo el paraje desértico en el que se ubicaba, nos podemos hacer una idea de la dura vida que les dieron. Hambre, palizas, calor insufrible y mucho frío en las noches. Los condenados realizaban trabajos forzados hasta caer rendidos, picando piedra para la construcción, cavando zanjas, sacando agua del pozo… vigilados por los duros palos de los guardianes que hacían de funcionarios y que eran en su mayoría excombatientes o retirados de las fuerzas armadas, auténticos carceleros provistos de látigos, fustas, palos,…
El Campo estaba dirigido por un ex-sacerdote castrense, quien decidía si los presos que le llegaban cumplirían la pena mínima de 1 año o la máxima de 3. La suerte de muchos (desgraciada suerte) fue que su condena no podía superar los 3 años de internamiento, pero al obtener la libertad de tan cruel reclusión se inicia la pena de destierro —mínima de 1 año y prorrogable a 5—, con una libertad sometida a vigilancia de delegados que les obligaban a vivir en otra isla o, al menos, en otra ciudad.
Muchos fueron los desafortunados que tuvieron la desgracia de cumplir pena en esta «Colonia Agrícola Penitenciaria»; uno de ellos, Octavio García, es de las pocas personas que años después reconoció haber cumplido pena en este campo de concentración. Nacido en el año 31, en las Palmas de Gran Canaria, con una infancia marcada por el hambre y la miseria, es condenado en el año 1954 como homosexual, crimen recogido bajo La ley de Vagos y Maleantes. Encarcelado por meses en la prisión del Barranco Seco, en Las Palmas, donde es humillado y sometido a toda clase de vejaciones para, meses después, ser trasladado a Fuerteventura y llevado al campo de concentración, no sin antes haberlo paseado por toda la Isla para ser humillado por los vecinos.
Octavio fue uno de los pocos presos con conocimientos religiosos, por lo que fue elegido para instruir al resto de presos en temas de religión, lo que le evita cumplir la condena completa, siendo liberado a los 16 meses, momento a partir del que empieza la pena del destierro.
Y fue Octavio García uno de los pocos recluidos entre aquellas paredes que encontró el valor para contarle al mundo entero lo que allí sucedió. Eran tiempos en los que ser acusado de tal «crimen» suponía una vergüenza irreparable. Por eso muchos de los allí confinados nunca hablaron de su paso por el campo de concentración y prefirieron que el olvido y el silencio fuera depositando polvo sobre el pasado.
Hay que ensalzar la valentía de los que supieron anteponerse a tal deshonra y contarnos los acontecimientos vividos. Gracias a ellos la historia va cambiando y nos permite ir poco a poco evitando caer en los mismos errores.

Equipo Fuertecharter

Aloe vera de Fuerteventura, el mejor aloe del mundo

El Aloe Vera es otro de los tesoros con los que cuenta Fuerteventura. Y es que sta planta de múltiples propiedades para la salud crece en óptimas condiciones en tierras áridas y semiáridas. De hecho el terreno donde se propaga mejor debe ser arenoso, aunque no es condición indispensable.

Las islas Canarias, en general, son el paraíso para esta planta, pero Fuerteventura, especialmente, es la isla donde la planta de aloe vera  desarrolla sus máximas propiedades, gracias a su tierra, su climatología especialmente seca y sus vientos constantes que dejan una atmósfera limpia.

Aloe Vera de Fuerteventura | FuerteCharter Excursiones Fuerteventura
© Pure Aloe Fuerteventura

Características del aloe  vera

Original del África oriental y meridional, el Aloe Vera Barbadensis Miller es una Liliácea de la familia de la cebolla, conocida también como «Lirio del desierto».

De hojas largas y suculentas, de unos 50cm. de largo, 10 de ancho y 4 de grosor, y dispuestas en forma de rosetas, esta planta ha sido considerada «milagrosa» prácticamente desde los orígenes de la humanidad. Sus propiedades curativas han sido probadas por infinidad de culturas: mayas, griegos, romanos, hebreos, asirios, árabes, chinos, egipcios…, estos últimos refiriéndose a ella, en la antigüedad, como la planta de la inmortalidad —quizás por sus características sanadoras—, que incluían entre los regalos funerarios enterrados con los faraones.

Historia

Existen documentos históricos que comentan sus virtudes medicinales y cosméticas. Se dice que Alejandro Magno conquistó la isla Socotra (sur de Arabia) por la cantidad de aloes que poseía (para sanar a sus tropas), y que Cleopatra lo usaba diariamente para sus cuidados corporales.

En España el aloe vera fue un elemento esencial en la medicina popular, hasta que el empleo generalizado de la medicina moderna lo relegó al olvido, junto a la mayoría de las plantas medicinales.

Durante la II Guerra Mundial se redescubrió su valor terapéutico. Las quemaduras causadas en las poblaciones de Hiroshima y Nagasaki —por las explosiones atómicas— se curaron más rápidamente con aloe vera y en muchos casos sin dejar señales ni cicatrices.

Características

-Sus características como regenerador celular y otras particularidades medicinales, ha despertado el interés de muchos países para su estudio y su aprovechamiento.
-En Medicina se utiliza el jugo de sus hojas cuajado en una masa sólida de color muy oscuro, y muy amarga, llamada acíbar. Las formas más comunes de empleo son su uso externo, mediante geles y cremas, y la administración vía oral normalmente en forma de jarabes o zumo.
-Numerosos estudios han demostrado que el aloe tiene poder anti-inflamatorio y analgésico (estimula la producción de endorfinas, que calman el dolor), además de activar y fortificar las células epiteliales, lo que lo hace de mucha utilidad en las úlceras gástricas y estomacales.
-Proporciona una profunda limpieza de la piel ya que elimina bacterias y depósitos grasos y, gracias a su poder regenerador (plantas de más de 3 años), evita la aparición de arrugas y reduce la medida de los poros abiertos (en parte también gracias a la cantidad de vitaminas que posee; es de las pocas especies que contiene vitamina B12, además de vitamina A, B1, B2, B6, y C). Cura las heridas necrosantes, como las quemaduras (también las solares), regenerando los tejidos y cicatrizándolos, restaurando a su vez la sensibilidad del área afectada.
-Elimina los venenos y desechos de las células, reestructura y revitaliza la médula ósea, reactiva el sistema inmunológico (incluso acotando la infección del VIH y estimulando la inmuno-respuesta contra el cáncer). El gel obtenido del aloe produce seis agentes antisépticos de elevada actividad antimicrobiana, además de ser anticoagulante y astringente; aunque consumido en grandes cantidades es un perfecto laxante natural.

Fuerteventura

Si vienes a Fuerteventura te invitamos a conocer Pure Aloe. Este Museo-fábrica de aloe vera, ubicado en Valles de Ortega (Municipio de Antigua), cuenta con una de las plantaciones de aloe vera  de cultivo ecológico más grandes de Europa. Se trata de una maravilla de paisaje, bajo el volcánd e la Gairia, considerado Monumento Natural, las plantas de Pure Aloe crecen sanas y radiantes.

Desde el mes de enero y durante unos 4 meses, las más de 300.000 plantas de Pure Aloe florecen con su característica flor amarilla, lo que es un espectáculo para los sentidos. Puedes conocer sus productos a base de aloe vera e ingredientes naturales a través de su tienda online (Pure Aloe Fuerteventura). No te arrepentirás!

Aloe Vera de Fuerteventura | FuerteCharter Excursiones Fuerteventura
© Pure Aloe Fuerteventura

CURIOSIDADES

—Se dice que tomó el nombre científico Aloe Barbadensis porque los Franciscanos españoles, al llegar a tierras americanas, llevaron la planta a las Barbados, donde se desarrolló en un clima que le resultó muy favorable.
—En la cultura Maya había emisarios o carteros que llevaban en largos trayectos las noticias de una tribu a otra, uniendo América Central con América del Sur. Cargaban esta receta (aloe con cachaça) como único paliativo para combatir envenenamientos, picaduras de insectos, arañas, mordeduras de serpientes y alimañas, y mantenían sus energías masticando coca.
—La NASA lo utiliza porque absorbe el 90% de la toxicidad de sustancias como: el PVC, la fibra de vidrio, los barnices, las pinturas, las radiaciones de los ordenadores, los televisores y demás aparatos electrónicos.
—El acíbar no debe darse nunca a las mujeres durante la menstruación y el embarazo, ni tampoco cuantos se padecen hemorroides sanguinolentas. Tampoco se debe administrar a niños menores de 6 años. Ocasiona una notable pérdida de potasio a nivel intestinal, por lo que los enfermos cardíacos o renales deberán utilizarlo con precaución.
—El zumo, diluido en agua a partes iguales y usado para hacer gárgaras, actúa eficazmente contra los dolores dentales y de las encías, neuralgias, aftas, laringitis, disfonía, amigdalitis, anginas, placas y cualquier afección bucal o faríngea.
—Para prevenir las enfermedades gastrointestinales y del cáncer, se toma una cucharada de jugo de aloe vera por la mañana.
—La aloína revitaliza el cabello tornándolo más flexible, reluciente, dócil y resistente.
—En casos de quemaduras, se puede preparar un ungüento de aloe con base de aceite. El aloe, de hecho, es notablemente astringente, por lo cual el aceite evitará que se reseque demasiado la piel.

Excursiones por Fuerteventura, visitando los faros

Fuerteventura cuenta con atractivos espectaculares que nos encanta divulgar.  Esta isla de paisajes desérticos y poco poblados, de encantadores rincones salvajes, playas infitinas de aguas cristalinas, cuenta con muchos tesoros, uno de ellos la belleza y peculiaridad de  sus faros. Desde FuerteCharter les proponemos una serie de excursiones por Fuerteventura visitando 4 de sus 7 faros. Una ruta diferente, pero espectacular debido a la belleza del entorno en la que se ubican esos faros, y a los paisajes que descubrirás para llegar a ellos.

Desde la antigüedad los faros han sido un elemento clave en la navegación. Estas torres de señalización lumínica indican a los navegantes la existencia del litoral. Pero en realidad, los faros son mucho más que eso, cada uno de ellos encierra una historia. Cada faro encaja a la perfección en un privilegiado entorno. Los faros son indicadores de tierra, esa tierra muchas veces tan deseada por los navegantes.

De Ruta por los Faros, excursiones por Fuerteventura para descubrir sus rincones más salvajes

Excursiones por Fuerteventura, rutas por los Faros | FuerteCharter

El faro Martiño o Faro de la Isla de Lobos

Para disfrutar de la belleza de este faro necesitarás al menos una mañana o una tarde. Lo bueno es que para verlo tendrás que hacer una excursión que no olvidarás jamas.
Este faro lo observamos a diario en nuestras excursiones en barco a Isla de Lobos. A pesar de ser un faro pequeño, 6 metros, muchas fueron las dificultades que se encontraron a la hora de construirlo. Su construcción se demoró unos 6 años por la dificultad en el traslado de materiales y por la virginidad de la isla de Lobos en 1860, cuando empezó la obra.
El último farero (1936-1968) fue el último en habitar Isla de Lobos, Antonio Hernández Páez, más conocido como Antoñito “el farero”, quién abrió el único restaurante del islote, hoy regentado por sus descendientes.
Este precioso faro vio nacer a Josefina Plá (1903), escritora que se crió en esta isla pero que desarrollaría posteriormente su carrera en Paraguay.
Puedes disfrutar de este faro desde el mar, más concretamente desde nuestras excursiones, ya que le damos la vuelta a Lobos para que admires la belleza imponente de esta salvaje isla. También puedes llegar a él caminando si haces una visita al Islote de Lobos, por ejemplo, con nuestra lancha rápida. Y te aconsejamos por supuesto, comer en el restaurante de los descendientes de Antoñito “el farero”.
Te invitamaos a leer este artículo si quieres conocer detalles más concretos sobre el Faron de Martiño.

El Faro de El Tostón, en El Cotillo

En la localidad de El Cotillo, tomando la carretera hacia el Norte, te encuentras con este precioso faro, ubicado en un paisaje que no te puedes perder.
Actualmente es el museo de la pesca que puedes visitar para conocer la tradición pesquera de esta isla.
La belleza paisajista del entorno en el que se encuentra ubicado este faro es espectacular. Rodeado de piscinas naturales que te llamarán al baño. También podrás dar un pequeño paseo por su alrededor, hay un camino señalizado, donde nos cuentan la peculiaridad volcánica de la zona,  disfrutando de la riqueza de aves que se encuentran en esta zona de la isla.
Es una visita que debes hacer el día que te decidas a conocer El Cotillo, localidad ubicada en la costa noroeste, en el Municipio de La Oliva, una de esas excursiones por Fuerteventura que si o si debes hacer.
De todas las excursiones por Fuerteventura que proponemos, está, la de ir de Corralejo a Lobos, la consideramos practicamente obligatoria pues este islote es la joya del atlántico.

Excursiones por Fuerteventura, rutas por los Faros | FuerteCharter

El Faro de La Entallada

Se trata de un peculiar edificio que nos ofrece unas vistas espectaculares. Se encuentra a pocos kilómetros de la localidad de Las Playitas, cerca de Gran Tarajal, en el municipio de Tuineje.
Fue construido en 1954 sobre un acantilado de unos 200 metros, en el punto más cercano a África.
El Faro de La Entallada fue uno de los últimos grandes faros que se edificaron en Canarias destinado a ser habitado.
Desde el Faro de La Entallada podrás disfrutar de las espectaculares vista al mar y a las montañas conocidas como el Monumento Natural Cuchillos de Vigán, de 500 metros de altura.
Si vas a este faro de excursión por Fuerteventura no dejes de visitar la localidad de Las Playitas, un encantador pueblo pesquero donde comerse un buen pescado fresco.

El Faro de Punta de Jandía

Te proponemos viajar al punto más al sur de la isla, descubriendo su lado más salvaje y deshabitado.
Está ubicado en el extremo más meridional de la isla, a tan solo un kilómetro de la peculiar localidad de El Puertito de La Cruz. En el camino disfrutarás de un paisaje espectacular. Una costa abrupta de calas y playitas solitarias, paraje desértico y despoblado. Al oeste de esta zona está la increíble playa de Cofete, de visita obligada, sobre la que se ubica el punto más alto de la isla, el Pico de la Zarza, 807 metros.
El faro de Punta de Jandía comenzó a funcionar en 1864, con la misión de guiar a los barcos que desde Europa se dirigía a los puertos del África Occidental, así como a los barcos  que hacían la ruta desde Las Palmas hasta Fuerteventura.
Actualmente este faro alberga el Centro de Interpretación del Parque Natural de Jandía, abierto de Martes a Sábado: 10:00 a 18:00 horas.

En próximos artículos os hablaremos de los 3 faros que nos faltan  para completar la lista, los dejamos para otra visita pues tienes mucho más que hacer y ver en esta isla. Disfrútala a tope sin olvidar relajarte en una de sus preciosas playas. Seguiremos proponiendo excursiones por Fuerteventura para que le saques el mayor partido a tus vacaciones.

Equipo FuerteCharter
Excursiones diarias de Corralejo a Isla de Lobos

El Río y el Estrecho de La Bocaina, dos excepcionales espacios marinos

Entre Fuerteventura, Lanzarote y el Islote de Lobos existe un espacio de vida, naturaleza y deporte.

El Estrecho de La Bocaina, entre las dos islas orientales, y el conocido como El Río, la lengua de agua que separa Fuerteventura de su islote, son dos espacios marinos que ofrecen hermosas vistas, maravillosos fondos submarinos y un sinfín de actividades acuáticas que vale la pena conocer.

Fuerteventura y Lanzarote fueran una sola isla hace millones de años. Geológicamente, surgieron a partir de un mismo edificio volcánico y por eso se encuentran conectadas por un espacio marino de 16 kilómetros y un máximo de 30 metros de profundidad: el Estrecho de La Bocaina. Estos datos contrastan con el espacio que separa al resto de islas de Canarias, las cuales al emerger de manera independiente se encuentran separadas por fondos marinos abisales de cientos de metros de profundidad. Por eso Fuerteventura y Lanzarote son dos islas hermanas, que cuentan con inseparables vínculos no sólo culturales sino, como hemos visto, físicos. Al mismo tiempo, El Río conecta Fuerteventura con Lobos, y es un hervidero de actividad.

En La Bocaina, la navegación es la actividad más habitual entre las dos islas. Dos navieras ofrecen un servicio de transporte regular con salidas cada hora desde los puertos de Playa Blanca y Corralejo, un trayecto de apenas treinta o cuarenta minutos que facilita la visita entre una y otra, incluyendo la posibilidad de viajar con vehículo para visitar el Parque Nacional de Timanfaya en Lanzarote, o a la inversa, el Parque Natural de las Dunas de Corralejo. En velero, el trayecto es un poco más largo, pero como recompensa se encuentran las playas de Papagayo al sur de Lanzarote, o las Grandes Playas de Corralejo en Fuerteventura.

En lo que se refiere a Fuerteventura e Isla de Lobos, cruzando El Río Desde Corralejo, una de las actividades más demandadas es la visita al islote. En esta ruta, por ejemplo, Fuertecharter es una de las compañías que entre otras ofrece excursiones en velero y catamarán alrededor de la isla, incluyendo un agradable fondeo frente a la Playa de La Concha para tomar el sol o practicar snorkel y padle surf, así como trayectos continuos en water taxi desde el muelle hasta el islote. Navegantes titulados también tienen la posibilidad de alquilar un velero de manera privada, así como existen también diversas embarcaciones que ofrecen trayectos regulares para sencillamente trasladarse hasta el islote y visitarlo luego a pie.

Entre los atractivos de cruzar El Río está la posibilidad de avistar especies de fauna como aves marinas, tortugas, peces voladores e, incluso, en algunas ocasiones, cetáceos como delfines o calderones tropicales. En esta pequeña lengua de agua de apenas dos kilómetros en su tramo más estrecho y un máximo de 10 metros de profundidad, practicar submarinismo o snorkel es sencillamente un sueño. Además, las vistas son impresionantes en ambos sentidos. Desde Corralejo, la visión de Lanzarote del Islote de Lobos, declarado Parque Natural en su conjunto, es un auténtico espectáculo. Pero también desde Lobos se disfruta de otro bellísimo paisaje, el que ofrece el Parque Natural de las Dunas de Corralejo. Una vez en Lobos es posible visitar la isla a pie, bañarse en la Playa de La Concha y, de manera especial, disfrutar de bellísimos fondos marinos de color turquesa.

Aficionados a deportes más dinámicos podrán practicar surf en una gran variedad de olas que existen tanto en la misma Isla de Lobos como en la costa de Corralejo, en spots como el Bristol, junto a los aerogeneradores, en la trasera del muelle, en la baja de Punta Helena saliendo de Corralejo hacia el sur, o en distintas zonas de las Grandes Playas, como la Playa del Moro, la Entubadera o El Burro. Igualmente, al sur de Corralejo se encuentra la playa de Punta Prieta, que es sin lugar a dudas uno de los mejores lugares de todo el territorio nacional para la práctica del kiteboarding y el windsurfing.

Los vientos dominantes en El Río y en La Bocaina son, como en toda Canarias, los alisios, de componente norte. Estos vientos pueden rolar ligeramente y soplar tanto desde el noreste como desde el noroeste, ofreciendo diferentes alternativas para los navegantes o los practicantes de surf, windsurf y kite. Cuando el Alisio entra desde el norte lo hace totalmente limpio al evitar la sombra de Isla de Lobos, ofreciendo una de las experiencias más fantásticas para practicar cualquier modalidad a vela.

Con respecto a las corrientes, son enormemente variables, y se encuentran conectadas con el resto de fenómenos costeros y de oleaje. Sea como fuere, en general el oleaje y la corriente entran desde el norte, con lo que la Isla de Lobos supone un refugio seguro en la mayoría de los casos.

Desde un punto de vista histórico y cultural, La Bocaina ha sido un espacio trascendental en el desarrollo de las islas de Fuerteventura y Lanzarote. Actualmente un cable submarino conecta las dos islas, con lo que ambos sistemas eléctricos son interdependientes y se aportan mutuamente estabilidad. Desde un punto de vista comercial, La Bocaina es también a día de hoy el espacio que acoge el mayor volumen de tráfico marítimo de toda Canarias. La relación entre conejeros y majoreros se remonta cientos de años atrás, en que los habitantes de las dos islas comerciaban con todo tipo de productos y servicios, antes incluso de existir la navegación a motor.
En cuanto al Río, tuvo también una cierta importancia. Los pescadores de Corralejo en siglos pasados se desplazaban por temporadas a Lobos para pescar y mariscar. Las chozas que utilizaban entonces dieron lugar a lo que es hoy el pequeño pueblito del Puertito de Lobos. Además, en Lobos había también hornos de cal e incluso unas salinas tradicionales para producir sal, con lo que el islote de lobos tuvo también siglos atrás una cierta importancia desde el punto de vista económico. Incluso los romanos utilizaron el islote hace dos milenios con un asentamiento estacional para la producción de la púrpura, un apreciado tinte elaborado a partir de un molusco existente en la zona. Se trata de un yacimiento arqueológico descubierto recientemente que ha obligado a replantear todas la teorías anteriores relacionadas con el poblamiento de Canarias.

Fuerteventura y Lanzarote encierran espacios marinos excepcionales que no debes dejar de conocer.

Equipo FuerteCharter
Por Janey Castaneyra

El Río y el Estrecho de La Bocaina, espacios marinos | FuerteCharter

Gastronomía majorera, productos típicos de Fuerteventura

Cada vez somos más los que cuando viajamos nos gusta conocer la gastronomía típica del lugar al que vamos. Comer es un placer y Fuerteventura, mucho más que sol y playa, cuenta con una buena materia prima en lo que a cocina se refiere.

Vamos con una breve guía de productos típicos de Fuerteventura. Esperamos que puedas probarlos todos en tu visita a nuestra isla maravillosa.

Productos típicos de la gastronomía majorera para todos los paladares:

-Carne de Cabra. Si ya te has dado una vuelta por los zonas menos habitadas de la isla ya te habrás cruzado con las famosas cabras majoreras que alegran estos paisajes tan especiales. Claramente la cabra ha sido un animal esencial en Fuerteventura. De la cabra se obtiene leche, carne y queso. Su carne es uno de los platos más  típicos de Fuerteventura. Hay distintas formas de prepararlas y como en toda buena cocina, cada maestrillo tiene su librillo. Si eres de buen comer no dejes de probar un puchero majorero, un cocido de lo más sabroso a base de carne de cabra y verduras. También se prepara estofada, frita…

-Queso Majorero. Se elabora con leche de cabra y lo puedes encontrar en varias modalidades (fresco, semi y curado). Varios de los quesos de está isla gozan de premios nacionales e internacionales. Son de verdad un manjar para los paladares más exquisitos.
Gastronomía de Fuerteventura | FuerteCharter Excursiones Fuerteventura
-Lapas. El marisqueo es muy común en Fuerteventura y por ello las lapas, moluscos gasterópodos que se incrustan en las rocas, son un plato fuerte de isla. Solo en determinadas temporadas los restaurantes que cuentan con productos de la zona nos ofrecen este riquísimo producto. En la cocina se emplean en varios platos. Lo forma más común es cocinados a la plancha con un poco de mojo picón. Para chuparse los dedos.

-Mojo Picón. Ya te hemos recomendado comerlo con las lapas, pero son muchísimos los platos que en Fuerteventura se acompañan con esta sabrosa salsa. Hay dos tipos de mojo, el verde y el rojo, el segundo normalmente más fuerte y picante. Como en toda salsa, no encontrarás un mojo igual de un restaurante a otro, pero tendrás oportunidad de probarlos ya que lo suelen ofrecer en todos los restaurantes de la isla para ir abriendo boca. Ingredientes principales son: ajo, pimiento, pimentón, sal, aceite de oliva…

-Papas arrugadas. El cultivo de papas es muy típico en las Islas Canarias, y por ello un plato estrella de la gastronomía majorera son estas papas cocinadas con mucha sal y hasta que la piel se arruga, por eso su nombre. Es otro de los platos que encontrarás en cualquier restaurante típico de la isla y que se acompaña con mojo y en infinidad de platos. En nuestras excursiones a Isla de Lobos no faltan en la mesa las papas arrugadas.

Gastronomía de Fuerteventura | FuerteCharter Excursiones Fuerteventura
© Ocio en Tenerife – La Opinión de Tenerife

-Gofio. Los aborígenes de Fuerteventuran nos dejaron este precioso legado que en tiempos difíciles llego a ser el alimento más importante de esta isla árida. Es harina de trigo o millo tostada. Se puede comer con leche, con caldo de pescado o simplemente amasado. Es muy nutritivo.

-Amplia variedad de pescado. Claramente una isla con un mar tan rico como el que baña Fuerteventura tiene como plato fuerte en lo que a gastronomía se refiere el pescado. Ingrediente principal en muchos platos, se puede comer: frito, asado, cocido,… Muy habitual en todos los restaurantes locales de la isla, acompañado de las papas arrugadas y mojo.

No te puedes ir de Fuerteventura sin haber degustado alguno de estos manjares de la gastronomía de la isla, productos locales que hacen de la gastronomía majorera un placer para el paladar.

Equipo FuerteCharter
Excursiones diarias a Isla de Lobos

Un gigante invisible que da vida a Fuerteventura: El Alisio

Un fantasma transparente e imperturbable se encuentra presente en la vida de los canarios. En Fuerteventura es casi perenne, y solamente se ve perturbado por la aparición ocasional de la calima, que nos visita de vez en cuando desde el continente africano. Hablamos de los alisios, los vientos constantes de componente norte que dominan el archipiélago canario, y que son fuente de vida, por ser en buena parte responsables del suave y fresco clima de las Islas Afortunadas.

El Alisio: Fuerteventura | FuerteCharter Excursiones
© www.holaislascanarias.com

El viento supone actualmente uno de los principales atractivos turísticos de Fuerteventura, especialmente para aquellos que vienen a practicar windsurf o kitesurf, o para quienes eligen disfrutar de la navegación como por ejemplo ofrece Fuertecharter desde el Muelle de Corralejo. Una jornada en el Parque Natural de la Isla de Lobos, o navegando a su alrededor en un velero es, sin duda, una magnífica opción de ocio turístico si hablamos disfrutar de ese gigante invisible, el viento. En el sur, la Playa de la Barca, que acoge cada año el Campeonato del Mundo de Windsurfing y Kiteboarding ofrece también esta posibilidad en un paraje inigualable como las playas de Costa Calma.
Pero volvamos a los vientos alisios, un factor determinante en el clima de Canarias y toda la Macaronesia. En esta región del Océano Atlántico que incluye los archipiélagos de las Azores, Madeira, Cabo Verde y las Islas Salvajes, los alisios soplan desde el norte, con variaciones entre noroeste y el noreste, siendo un componente determinante para configurar el reconocido por muchos como mejor clima del mundo. En Canarias, que se encuentra en una zona subtropical de temperaturas templadas, los vientos y a las corrientes oceánicas mantienen el clima siempre fresco y agradable.
Hay un dato interesante sobre los alisios, y es que su incidencia determina el clima de cada una de las islas. Estos vientos proceden de regiones polares, de manera que en su recorrido a lo largo del Atlántico se van cargando de humedad en su vertiente inferior, desde la cota del mar hasta una altitud de 1500 metros, y a partir del cual se convierten en cálidos y secos. Pero aquí viene lo interesante. En la franja intermedia, la humedad de los alisios se va condensando  dando lugar a lo que se conoce como mar de nubes, que incide entre los 800 y los 1.200 metros, aproximadamente. Es por eso que las islas más altas pueden atrapar esas nubes y dar lugar a las lluvias, al tiempo que los alisios refrescan y humedecen las zonas costeras y medianías. Y por eso mismo, también, las islas occidentales están cargadas de vegetación en sus montañas, pero las más bajas, Lanzarote y Fuerteventura, son más áridas a causa de la ausencia de lluvias, aunque su clima se mantiene siempre suave y fresco. Sin embargo, en las montañas más altas de Fuerteventura, como el Pico de la Zarza, que supera los 807 metros, o el Macizo Betancuria, cercano a los 700 metros, se encuentran restos de vegetación como laurisilva o bosque termófilo, propio de las islas occidentales como La Palma o La Gomera. Esta vegetación estuvo presente en Fuerteventura y Lanzarote mucho tiempo atrás. Fue en sus inicios geológicos, hace aproximadamente entre 25 y 30 millones de años, ¡porque alcanzaban miles de metros de altura! Pero el transcurso del tiempo y la erosión inexorable fueron viendo haciendo mermar poco a poco las montañas de las islas hermanas hasta dejarlas en su situación actual, en la que predomina el clima semidesértico.

En cuanto a su incidencia, los alisios son más fuertes y constantes en verano, y por ello los meses de julio y agosto son los más propicios para la práctica de deportes a vela. En invierno, en cambio, el Anticiclón de las Azores se sitúa normalmente más al norte, con lo que el viento se atenúa y se vuelve más irregular.
El viento ha sido también un componente crucial en el desarrollo y la historia de Canarias, e incluso en su prehistoria. En Fuerteventura, así como en el resto de las islas, los primeros pobladores tuvieron que llegar inevitablemente por mar, y posiblemente los vientos tuvieron mucho que ver en ello. Los Mahohs, un pueblo aborigen, fueron los únicos habitantes de Fuerteventura hasta la llegada de los conquistadores en 1402. Esa expedición comandada por Jean de Bethencourt llegó también navegando a vela. Completada la conquista de las islas por la Corona de Castilla, los habitantes del archipiélago también utilizaron el viento en sus expediciones de pesca, que practicaban con embarcaciones a vela que han sobrevivido hasta nuestros días dando lugar a un deporte autóctono, la vela latina.
Pocos placeres puede haber mejores que encontrarse navegando en el Océano Atlántico en un velero, o impulsado por una cometa de kiteboarding o una vela de windsurf, siendo impulsados por estos viento constantes y puros. Les invitamos a disfruta de este bien de la naturaleza.

Pesca, Spinning, jigging, egging, rockfishing ¡A por los peces grandes!

De sobra son conocidas las excelentes condiciones de una isla como Fuerteventura para practicar cualquier tipo de pesca. Métodos tradicionales que se usaron en la isla desde tiempos inmemoriales, como por ejemplo la pesca de la vieja con cuero de cabra y caña de bambú, se mantienen vivos. Pero hoy vamos a hablar de los nuevos métodos con señuelo que cada vez se utilizan más para ir a por los peces más grandes y codiciados. Y no hace falta un barco para ir a por ellos.

Pesca ¡A por los peces grandes! FuerteCharter Excursiones Fuerteventura
Entre estas nuevas técnicas en pleno auge y desarrollo (dejando a un lado antiguas técnicas ya conocidas y desarrolladas como la pesca con mosca), nos encontramos principalmente con el  spinning, el jigging, el egging y el rockfishing, donde en todas ellas, junto con sus diversas variaciones (pesos, lanzado, recogida y movimiento), el objetivo final se resume en  la captura de la especie depredadora elegida por cada pescador en función de la zona geográfica en la que se encuentre y las especies que allí habiten.
La pesca con señuelos artificiales se ha utilizado desde mucho tiempo atrás, mucho más del que creemos, para conseguir el objetivo de capturar las especies de peces depredadoras que habitan las aguas de nuestro planeta, bien se trate de aguas dulces (como ríos o lagos), o de aguas saladas o salobres (océanos, desembocaduras de los ríos, etc.).
La técnica más mundialmente conocida para este tipo de pesca es el curricán o pesca de altura, donde se utilizan “muestras” o señuelos de diferentes formas y colores para capturar, principalmente, especies como el atún o  peces de pico tales como los marlines , entre otros, en los últimos tiempos hemos observado un crecimiento significativo de otras técnicas o modalidades de pesca con señuelos de menor calibre, ya sea desde costa o embarcados, para conseguir el mismo objetivo de capturar las especies depredadoras que abunden en nuestras aguas, normalmente de menor tamaño que las capturadas en el curricán de altura.
Si nos centrásemos  básicamente en la función de cada una de las modalidades, llegaríamos a la misma conclusión que la explicada unas líneas más arriba, el uso de señuelos artificiales que, según su forma y tamaño, tienen que ser dotados de movimiento (principalmente simulando un pez herido mediante diversas técnicas de recogida de la línea), para sacar a la luz el instinto depredador de las especies buscadas y desencadenar así el ataque a nuestro señuelo, consiguiendo nuestro objetivo final de capturarlas.
Pero hoy iremos un pasito más allá, e intentaremos explicar un poco más detalladamente las diferentes características de una de estas técnicas, el spinning, así como de los equipos a utilizar, señuelos más comunes, y especies posibles a capturar.
En función de las especies buscadas, se tienen que adaptar tanto los señuelos como los propios equipos en sí (cañas, carretes y líneas) para que no existan diferencias significativas entre el tamaño de los peces y el material, puesto que si usamos equipos muy pesados para depredadores pequeños, apenas disfrutaremos de su combate, y viceversa; usando equipos muy ligeros para capturar grandes depredadores, corremos el inminente peligro de la rotura de cualquiera de los componentes de nuestro material de pesca, así como la más que posible pérdida del pez, en cuyo caso suele llevarse consigo el propio señuelo y varios metros de línea que pondrán en claro peligro su vida.
A continuación detallaremos más meticulosamente esta técnica que no para día tras día de ganar adeptos, así como sus características más comunes para, finalmente, conseguir nuestro objetivo de capturar nuestro ansiado pez.
Los secretos del spinning
Cada vez más practicada y conocida, esta técnica puede practicarse tanto embarcados,  como desde la propia costa en pesqueros de piedra, playas, o espigones.
Básicamente y a grosso modo, esta técnica consiste en el lanzado en horizontal (hacia adelante) de los distintos tipos de señuelos, ya sean de superficie o hundidos, para proceder después a dotarlos de “vida” mediante los distintos tipos y velocidades de recogida.
En todas sus versiones, las características de los materiales más comunes como cañas y carretes son bastante diversas, pero podríamos resumirlo de la siguiente manera:
Cañas: Las cañas de pesca más comúnmente usadas para esta modalidad suelen estar constituidas de fibra de carbono, por norma general, de 1, 2 o más tramos que en su totalidad no superen los 3,50 metros de longitud; aunque lo más común suelen ser cañas de entre 2,00 metros y 3,00 metros, donde el grosor de las mismas dependerá del peso de los señuelos a lanzar, que a su vez dependerán de las especies buscadas por el pescador.
Carretes: Normalmente, los carretes más utilizados para esta pesca suelen ser carretes de bobina fija, con un buen freno delantero que pueda hacer frente a largas batallas, y con una alta velocidad de recogida o “ratio” alto.
Líneas: Para favorecer el lance de los señuelos, lo ideal es usar multifilamento, puesto que este tipo de líneas ofrece una mayor resistencia en diámetros muy reducidos en comparación con el monofilamento o “nylon”, aparte de muchas otras ventajas con respecto al propio “nylon”.
Clasificaremos esta modalidad en 3 subdivisiones, donde nos encontramos que:
Spinning pesado: Usando cañas de entre 2,00 y 2,70 metros, su acción (o rango del peso óptimo del señuelo para su lance) suele ser  de 100-300 gr, o lo que es lo mismo, el peso ideal de los señuelos a lanzar con dicha caña tiene que estar comprendido entre los 100 y los 300 gramos.
Los carretes serán de un tamaño 8000 o superior, para poder hacer frente a grandes y poderosas batallas, repletos de multifilamento de entre 0,30 y 0,60 mm.
Los peces más buscados serán los depredadores de gran tamaño, como los grandes atunes, o especies tropicales como los jureles gigantes (GT´s) o cuberas.
Spinning medio:  La acción de las cañas suele estar comprendida entre los 30 y los 120 gramos, aproximadamente, para capturar especies costeras o de menor tamaño como puedan ser pequeños túnidos, barracudas, anjovas (o pejerrey), y un sinfín de especies pelágicas que puedan sucumbir a nuestros engaños (como distintos tipos de jureles, serviolas, peces de fondo como meros, samas o abades, y un larguísimo etcétera).
En este caso, los carretes a usar serán de tamaños más reducidos, entre 4000 y 8000, puesto que las exigencias de los depredadores suele ser menor, y las líneas a utilizar estarán comprendidas entre los 0,15 y los 0,30 mm de grosor.
Spinning ligero: Aquí el disfrute es mayor, aunque existe un mayor riesgo de rotura del material debido a la fatiga o a encuentros inoportunos con depredadores de mayor porte a los buscados.
Los carretes serán de un tamaño menor, entre 2500 y 4000, repletos de líneas de entre 0,10 y 0,15 mm de grosor y a su vez acoplados a las cañas a utilizar, que estarán comprendidas entre los 2,00 y los 2,70 metros de longitud, por norma general, y acción de entre 10 y 40 gramos.

Un rey en el Atlántico: el atún rojo

El atún rojo es sin duda unos de los reyes del mar, todo un rey en el Atlántico. Un halo de grandeza ha acompañado siempre a este pez de gran tamaño, cuya carne ya era apreciada por los griegos hace miles de años. Pescadores de todos los tiempos han librado intensas batallas con estos animales marinos que pueden pesar hasta setecientos kilogramos y alcanzar velocidades de sesenta y cinco  kilómetros por hora.

Así ha sido también en la pesca deportiva moderna, llevando a los pescadores a utilizar todo tipo de técnicas para tratar de vencer la inteligencia, el tamaño, la fuerza y la velocidad del atún rojo. No obstante, debido a la sobreexplotación que ha sufrido la especie en los últimos años, las autoridades han prohibido recientemente la pesca del atún rojo a nivel recreativo, y su captura a nivel profesional se restringe a una serie de cupos máximos por cada región y se limita a determinadas temporadas.

La pesca deportiva de los grandes peces es una actividad interesantísima, que fascina a pescadores de todo el mundo. En Canarias, también en Fuerteventura, los puertos deportivos se encuentran plagados de embarcaciones especializadas en la pesca de altura, muchas de ellas dedicadas a organizar salidas con visitantes. Sin ir más lejos, Fuertecharter cuenta entre su oferta de actividades con excursiones de pesca. No será posible capturar los grandes atunes rojos del Atlántico, pero sí otras especies como atunes más pequeños, picudos como los marlin blanco y azul, o también petos y dorados, todos ellas garantía de inolvidables jornadas de pesca.

Todas estas especies son denominadas pelágicas, es decir, que habitan en aguas abiertas y donde existen grandes profundidades, aunque principalmente viven cerca de la superficie. Entre ellas, hay que decir que al atún rojo es sin duda una de las más asombrosas porque, aunque como las mencionadas, utiliza su gran velocidad para alimentarse, se trata de una especie que también es capaz de descender rápidamente cientos de metros para cazar a sus presas. Esto es posible en gran parte a una interesante particularidad, y es que su especial sistema circulatorio y muscular, así como su rápido metabolismo, les permite, sin llegar a ser animales de sangre caliente, retener la mayor parte de su calor corporal y desenvolverse perfectamente en temperaturas tanto cálidas como frías.

Los pescadores han vivido siempre la pesca del atún rojo como un hecho excepcional, y es que se hace muy difícil engañarlo con cebos, señuelos y muestras porque son muy inteligentes. National Geographic ha apuntado incluso a que podrían ser capaces de aprender patrones de conducta para evitar ser cazados por otros depredadores como las horcas o, en este caso, los humanos.

En la pesca de altura a nivel deportivo, la técnica más extendida es la del curricán, un término que en Canarias se denomina coloquialmente “corriquia” o “curriquia”, y que consiste básicamente en utilizar el movimiento del barco para arrastrar muestras (o señuelos con anzuelo en forma de pez o de calamar) en el extremo de una caña para tratar de hacer picar a la presa. En el caso del atún rojo del Atlántico, existe también una técnica denominada brumeo, en que el barco se deja a la deriva y el cebo se coloca en un anzuelo atado a una caña y un cordel en vertical. El brumeo también se acompaña de la preparación de un majado de aceite de sardina, restos de peces, pan duro, etc., que se va soltando en el mar para tratar de atraer a las presas.

El Rey del Atlántico: atún rojo|FuerteCharter Blog

La satisfacción de capturar atunes, marlines, petos, dorados… se asocia a la lucha entre el ser humano y el animal, un combate que, según factores como los aparejos o el tamaño de la presa, puede durar unos quince minutos o extenderse durante largas horas desde el momento de la picada. Se trata de un gran espectáculo, pues los peces enganchados se defienden, halan en sentido contrario a la recogida de carrete, saltan sobre la superficie, y ponen a prueba en todo momento las habilidades del pescador.

Por fortuna para la conservación del medio marino, la sensibilidad ambiental imperante ha suavizado las condiciones de esta actividad hasta el punto de que. a nivel internacional, la práctica totalidad de las competiciones que se organizan actualmente se celebran bajo la modalidad de captura y suelta. Esto significa que una vez completada la captura y se ha llevado a la presa junto a la embarcación, únicamente es necesario realizar una fotografía, que valorará un jurado, y a continuación se libera al animal para que pueda sobrevivir y reproducirse.
En definitiva, la pesca de altura es una opción excitante para aquellos que quieran disfrutar de una jornada en el mar y salir a la búsqueda de los grandes depredadores que dominan los mares.

¡Cuidemos la costa de Fuerteventura!

Fuerteventura es un paraíso. La saben quienes viven aquí y también los visitantes (¡por eso repiten!). Por eso mismo es importante aprender a cuidar todos los valores que atesora esta maravillosa isla, y que la población local los conozca bien para transmitir su conocimiento a los turistas.

En la costa, el principal activo majorero por la calidad de sus playas, de sus aguas turquesa, de las inmejorables condiciones para la práctica de actividades náuticas, es necesario aprender qué se puede hacer, pero, sobre todo, con qué hay que tener cuidado. Por ejemplo, en el norte de Fuerteventura, concretamente en Corralejo, existen dos parajes enormemente sensibles, que son los parques naturales de las Dunas de Corralejo y de la Isla de Lobos. Nuestro personal de Fuertecharter los conoce perfectamente, y en cualquiera de nuestras excursiones los visitantes pueden aprender sobre las especies que se pueden pescar, dónde se puede navegar y dónde no, las especies animales y vegetales que hay que respetar, o los caminos a seguir cuando se transita en su interior.

Pero los parques naturales cuentan con la señalización necesaria que indica si se puede aparcar, acampar, pescar o hacer fuego. Sin embargo, en otros puntos de la costa, igual de bellos e importantes, muchas veces no se conocen las prácticas permitidas.  Por ejemplo, hay modas que se extienden como levantar montículos de piedra que no deberían hacerse. El territorio insular surge como resultado de procesos volcánicos que llevan millones de años para formarse, y por eso levantar y amontonar las piedras supone una alteración de ese paisaje.

©www.parapsihopatologija.com
Lo mismo ocurre con las franjas de arena dura que se encuentran en los acantilados, como las que se encuentran en la costa norte en Tindaya, Esquinzo, la Playa de la Escalera, etc. Esas franjas brancas en la roca son dunas fosilizadas de hace millones de años. Hacer dibujos y escribir en estas formaciones son modificaciones que quedarán ahí durante miles de años. Si ves a alguien haciendo montones de piedras o escribiendo en las rocas, ¡no lo dudes!, díselo, porque seguramente no lo sepa.

También es habitual ver turistas alimentando a las ardillas en las zonas montañosas y en los volcanes. Estos animales ya se han adaptado al territorio, pero no son originarios de Fuerteventura. Dar comida a las ardillas significa ayudar a una especie invasora que con su presencia afecta a la supervivencia de otras especies locales con las que comparten hábitat, como pueden ser la musaraña, un roedor endémico, o la lisneja, un precioso reptil que sólo existe en Fuerteventura y Lanzarote.

¡No se debe alimentar a las ardillas!, pero tampoco a ningún otro animal. A veces, cuando aparecen animales accidentados, tortugas o aves, la gente es solidaria y los recoge para ayudarlos. Eso está muy bien, pero no hay que darles alimentos, sino únicamente agua, y llamar inmediatamente al teléfono de Emergencias en Canarias, el 112. El personal de Medio Ambiente se desplazará lo antes posible a la zona para atender al animal.

Para los que quieran pescar, es también necesario saber que hace falta una licencia. El trámite es muy sencillo, y cualquier persona, turistas también, lo puede hacer en una mañana en las tenencias de alcaldía municipales y las Oficinas de Atención al Ciudadano de Corralejo, Puerto del Rosario, Gran Tarajal y Morro Jable. Allí se ofrece información sobre las especies de peces, moluscos y marisco cuya captura está permitida y en qué periodos.

El sentido común es muy importante también. No se debe molestar ni cazar animales silvestres. Hay especies protegidas como el guirre, un ave carroñera natural de Fuerteventura en peligro de extinción, que anida en las montañas, y que es muy sensible. Por eso, si estamos en el campo y nos encontramos con un nido, lo mejor es no hacer ruido y alejarse tranquilamente.

También es importante conocer las características de la isla para visitar sus parajes con seguridad, especialmente en el litoral. El mar es diferente en la costa este que en la costa oeste. La fuerza del océano llega con mucha más potencia en la costa oeste, lo que aquí llamamos la Mar del Norte, mientras que la costa este es más tranquila y segura.

En las playas que cuentan con servicios de socorrismo, como las de Corralejo, en el este, no hay problema. Las banderas verde, amarilla o roja indican si es posible bañarse o no. Pero en otras zonas, como por ejemplo Piedra Playa, en El Cotillo, estos servicios no funcionan todo el año. Tanto en El Cotillo como en todo el Mar del Norte es imprescindible extremar las precauciones y tener mucho cuidado con el océano. Es posible bañarse, sí, pero siempre que no haya demasiadas olas, y nunca, nunca, nunca, hay que adentrarse más allá de donde hagamos pie. A no ser que vayamos a hacer surf o bodyboard, claro, una tabla flotante siempre ayuda cuando estamos en el mar.

De cualquier manera, si queremos disfrutar de las actividades náuticas que ofrece Fuerteventura, si no somos practicantes habituales, lo mejor es contratar los servicios que ofrecen las diferentes empresas de ocio. Entre ellas Fuertecharter, que en sus excursiones ofrece la posibilidad de navegar a vela o hacer padle surf frente a la Playa de la Concha, en Isla de Lobos. Los monitores de otras actividades guiarán siempre a los visitantes para practicar deportes náuticos con seguridad. Hablamos de una amplísima oferta que incluye hacer windsurf, surf, paddel surf, kitesurf, bodyboard, piragüismo o submarinismo.

¡Y recuerden!, la mejor manera de disfrutar de la isla es conocerla, y aprender a respetar todos sus valores, que son muchos, geológicos, paisajísticos, naturales y medioambientales.

La cornuda o pez martillo, una especie sorprendente que habita en aguas de Fuerteventura

Entre todas las especies de tiburones que habitan en el océano, sin duda una de las más bellas y características es el tiburón martillo, también llamado cornuda, un nombre que le viene por la peculiar apariencia de su cabeza en forma de “T”. Encontrarse con uno de estos magníficos animales es una experiencia que vale la pena vivir.
En las aguas de Canarias y también de Fuerteventura es un compañero habitual de pescadores, embarcaciones de recreo y submarinistas, especialmente en primavera y verano, ya que aunque son animales propios de aguas cálidas, su presencia también se extiende en esta época a regiones subtropicales como Canarias, o incuso a mayores latitudes.

Los tiburones martillo, peces martillo o cornudas son los nombres con que se conoce a los esfírnidos (Sphyrnidae), una familia que incluye a nueve variedades cuyo tamaño puede variar entre uno y seis metros, y superar la media tonelada de peso.
En general, se alimentan de peces, moluscos y crustáceos, aunque como todos los tiburones, son también oportunistas y carroñeros. Si hay algún animal muerto o herido, por allí aparecerán las cornudas u otros tiburones.

La buena relación entre los canarios y los tiburones

Las gentes del mar en las islas están habituadas a varios tipos de tiburones, pero nunca se les ha tenido miedo, y es gracias a que en Canarias, ni en Fuerteventura, no existen casos documentados de ataques a personas. Aunque no se sabe con seguridad por qué, se cree que en el archipiélago no se producen ataques de tiburones porque nos encontramos en aguas frías, y por lo tanto no se encuentran tan activos como en las aguas cálidas del Caribe o Australia.
Además, en las playas y aguas poco profundan casi únicamente se encuentran tiburones de pequeño tamaño como las crías del angelote, los cazones (que ni siquiera tienen dientes) o los tiburones azules pequeños. Aun así, otros tiburones más grandes como el marrajo o janequín, la jaqueta o jaquetón, el tiburón tigre o la misma cornuda son habituales en las islas y pueden aparecer también cerca de la costa, eso sí, sin que se hayan dado nunca casos de ataques.
De hecho, el pequeño cazón es apreciado en las islas para preparar los sabrosos “tollos”, que son la carne seca del tiburón preparada en diferentes recetas. Antiguamente también se preparaban tollos con cualquier otra especie de tiburón que se pescara por accidente. Pero, a día de hoy, dada la especial vulnerabilidad de los tiburones, es importante liberar siempre a cualquier ejemplar que haya sido capturado accidentalmente.

Pez Martillo Fuerteventura
Foto © Canarias7

¡7 sentidos!

Las cornudas son una especie enormemente exitosa, gracias en gran parte a que los designios de la evolución las han dotado de utilísimas herramientas de supervivencia. Sus ojos y sus orificios nasales se encuentran en los dos extremos de su cabeza de martillo, lo que les dota de una visión periférica para detectar presas y amenazas. Esta configuración en forma de “T” aplanada les permite también girar rápidamente, y les dota de un sutil movimiento de lado a lado que les facilita ver todo a su alrededor. Su olfato es, además, supersensible, hasta el punto que pueden localizar sangre en el agua a kilómetros de distancia.
Por si fuera poco, al igual que otros tiburones y peces, ¡tienen siete sentidos! Sí, aparte de los cinco sentidos humanos, estos animales tienen un sexto sentido para detectar ondas de frecuencia provocadas por movimientos de peces y zambullidas a grandes distancias en el mar, y un séptimo sentido que les permite detectar los campos eléctricos generados por los peces, gracias a lo cual pueden localizar presas enterradas en la arena o a grandes distancias.

Una especie en peligro

La sobrepesca, la pesca incidental y la degradación del medio marino son las principales amenazas de los tiburones, cuya situación general es crítica. Las nueve variedades que existen de pez martillo se encuentran desde 2008 incluidas en la Lista Roja de la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), máxima autoridad en la materia que además las ha catalogado como en peligro de extinción.
Esta situación es debida principalmente a que la aleta de tiburón es enormemente apreciada en gastronomía, especialmente en un mercado que crece exponencialmente como el asiático. Para colmo, el tiburón martillo se reproduce únicamente cada dos años, lo que dificulta su recuperación a pesar de las medidas de protección impuestas.
En las excursiones de Fuertecharter, en el Norte de Fuerteventura, avistar una cornuda es una de las posibilidades. Les invitamos a conocer los encantos de nuestro océano a bordo de nuestro catamarán.

Equipo FuerteCharter

Navegando por Fuerteventura