Archivos de la categoría Islote de Lobos

Todo lo relacionado con la vecina isla de Lobos, destino estrella de nuestras excursiones en barco desde Corralejo

El Río y el Estrecho de La Bocaina, dos excepcionales espacios marinos

Entre Fuerteventura, Lanzarote y el Islote de Lobos existe un espacio de vida, naturaleza y deporte.

El Estrecho de La Bocaina, entre las dos islas orientales, y el conocido como El Río, la lengua de agua que separa Fuerteventura de su islote, son dos espacios marinos que ofrecen hermosas vistas, maravillosos fondos submarinos y un sinfín de actividades acuáticas que vale la pena conocer.

Fuerteventura y Lanzarote fueran una sola isla hace millones de años. Geológicamente, surgieron a partir de un mismo edificio volcánico y por eso se encuentran conectadas por un espacio marino de 16 kilómetros y un máximo de 30 metros de profundidad: el Estrecho de La Bocaina. Estos datos contrastan con el espacio que separa al resto de islas de Canarias, las cuales al emerger de manera independiente se encuentran separadas por fondos marinos abisales de cientos de metros de profundidad. Por eso Fuerteventura y Lanzarote son dos islas hermanas, que cuentan con inseparables vínculos no sólo culturales sino, como hemos visto, físicos. Al mismo tiempo, El Río conecta Fuerteventura con Lobos, y es un hervidero de actividad.

En La Bocaina, la navegación es la actividad más habitual entre las dos islas. Dos navieras ofrecen un servicio de transporte regular con salidas cada hora desde los puertos de Playa Blanca y Corralejo, un trayecto de apenas treinta o cuarenta minutos que facilita la visita entre una y otra, incluyendo la posibilidad de viajar con vehículo para visitar el Parque Nacional de Timanfaya en Lanzarote, o a la inversa, el Parque Natural de las Dunas de Corralejo. En velero, el trayecto es un poco más largo, pero como recompensa se encuentran las playas de Papagayo al sur de Lanzarote, o las Grandes Playas de Corralejo en Fuerteventura.

En lo que se refiere a Fuerteventura e Isla de Lobos, cruzando El Río Desde Corralejo, una de las actividades más demandadas es la visita al islote. En esta ruta, por ejemplo, Fuertecharter es una de las compañías que entre otras ofrece excursiones en velero y catamarán alrededor de la isla, incluyendo un agradable fondeo frente a la Playa de La Concha para tomar el sol o practicar snorkel y padle surf, así como trayectos continuos en water taxi desde el muelle hasta el islote. Navegantes titulados también tienen la posibilidad de alquilar un velero de manera privada, así como existen también diversas embarcaciones que ofrecen trayectos regulares para sencillamente trasladarse hasta el islote y visitarlo luego a pie.

Entre los atractivos de cruzar El Río está la posibilidad de avistar especies de fauna como aves marinas, tortugas, peces voladores e, incluso, en algunas ocasiones, cetáceos como delfines o calderones tropicales. En esta pequeña lengua de agua de apenas dos kilómetros en su tramo más estrecho y un máximo de 10 metros de profundidad, practicar submarinismo o snorkel es sencillamente un sueño. Además, las vistas son impresionantes en ambos sentidos. Desde Corralejo, la visión de Lanzarote del Islote de Lobos, declarado Parque Natural en su conjunto, es un auténtico espectáculo. Pero también desde Lobos se disfruta de otro bellísimo paisaje, el que ofrece el Parque Natural de las Dunas de Corralejo. Una vez en Lobos es posible visitar la isla a pie, bañarse en la Playa de La Concha y, de manera especial, disfrutar de bellísimos fondos marinos de color turquesa.

Aficionados a deportes más dinámicos podrán practicar surf en una gran variedad de olas que existen tanto en la misma Isla de Lobos como en la costa de Corralejo, en spots como el Bristol, junto a los aerogeneradores, en la trasera del muelle, en la baja de Punta Helena saliendo de Corralejo hacia el sur, o en distintas zonas de las Grandes Playas, como la Playa del Moro, la Entubadera o El Burro. Igualmente, al sur de Corralejo se encuentra la playa de Punta Prieta, que es sin lugar a dudas uno de los mejores lugares de todo el territorio nacional para la práctica del kiteboarding y el windsurfing.

Los vientos dominantes en El Río y en La Bocaina son, como en toda Canarias, los alisios, de componente norte. Estos vientos pueden rolar ligeramente y soplar tanto desde el noreste como desde el noroeste, ofreciendo diferentes alternativas para los navegantes o los practicantes de surf, windsurf y kite. Cuando el Alisio entra desde el norte lo hace totalmente limpio al evitar la sombra de Isla de Lobos, ofreciendo una de las experiencias más fantásticas para practicar cualquier modalidad a vela.

Con respecto a las corrientes, son enormemente variables, y se encuentran conectadas con el resto de fenómenos costeros y de oleaje. Sea como fuere, en general el oleaje y la corriente entran desde el norte, con lo que la Isla de Lobos supone un refugio seguro en la mayoría de los casos.

Desde un punto de vista histórico y cultural, La Bocaina ha sido un espacio trascendental en el desarrollo de las islas de Fuerteventura y Lanzarote. Actualmente un cable submarino conecta las dos islas, con lo que ambos sistemas eléctricos son interdependientes y se aportan mutuamente estabilidad. Desde un punto de vista comercial, La Bocaina es también a día de hoy el espacio que acoge el mayor volumen de tráfico marítimo de toda Canarias. La relación entre conejeros y majoreros se remonta cientos de años atrás, en que los habitantes de las dos islas comerciaban con todo tipo de productos y servicios, antes incluso de existir la navegación a motor.
En cuanto al Río, tuvo también una cierta importancia. Los pescadores de Corralejo en siglos pasados se desplazaban por temporadas a Lobos para pescar y mariscar. Las chozas que utilizaban entonces dieron lugar a lo que es hoy el pequeño pueblito del Puertito de Lobos. Además, en Lobos había también hornos de cal e incluso unas salinas tradicionales para producir sal, con lo que el islote de lobos tuvo también siglos atrás una cierta importancia desde el punto de vista económico. Incluso los romanos utilizaron el islote hace dos milenios con un asentamiento estacional para la producción de la púrpura, un apreciado tinte elaborado a partir de un molusco existente en la zona. Se trata de un yacimiento arqueológico descubierto recientemente que ha obligado a replantear todas la teorías anteriores relacionadas con el poblamiento de Canarias.

Fuerteventura y Lanzarote encierran espacios marinos excepcionales que no debes dejar de conocer.

Equipo FuerteCharter
Por Janey Castaneyra

El Río y el Estrecho de La Bocaina, espacios marinos | FuerteCharter

De senderismo por el Islote de Lobos

Para todos aquellos que disfrutan de las caminatas por la naturaleza, el islote de Lobos, que visitamos todos los días con nuestras excursiones en barco, es un enclave muy hermoso, que encierra singularidades que asombrarán al senderista, al tratarse de un Parque Natural, que fue declarado como tal en octubre de 1982, cuando se crea el Parque Natural de las Dunas de Corralejo e Isla de Lobos, y recalificado como Parque Natural en diciembre de 1994.

En la siguiente tabla se representan las características MIDE del recorrido (sistema de comunicación entre excursionistas, con una escala que recoge las dificultades técnicas y físicas de los recorridos, para permitir a cada practicante una mejor elección), donde podemos observar que la dificultad de la travesía es mínima.

Excursiones Fuertecharter | Senderismo por el islote de Lobos

El sendero que recorre el islote representa la primera etapa de Fuerteventura del GR-131 (sendero de gran recorrido que enlaza las islas Canarias con el sendero europeo A7, de unos 5000kms, que parte de Hungría), por tanto esta etapa es especial, al encontrarse en un islote separado al que hay que acceder por barco.

La aventura de esta etapa ya comienza en el barco que te transporta hasta el Puerto de Lobos, atravesando lo que se conoce como El Río, un brazo de mar que separa el islote de Lobos de Fuerteventura en poco más de dos km, y donde si estamos atentos ya podremos divisar algunas de las especies marinas que surcan estas aguas, como tortugas, peces voladores e incluso delfines y otros cetáceos.

El Puerto de Lobos nos acogerá con sus tranquilas aguas turquesa para, una vez terminada la navegación, comenzar con la aventura del senderismo.

Al llegar al Puerto de Lobos encontraremos dos caminos. Tomaremos el de la izquierda, ya que el de la derecha lleva hasta las casas del Puertito, que no están incluidas en el recorrido, pero que recomendamos visitar al finalizar la etapa del sendero, por su belleza y calma paisajística.

En el camino elegido iremos atravesando el malpaís volcánico, característico del islote y de toda Fuerteventura, hasta llegar a la Playa de la Calera (o Playa de La Cocha), con su arena fina y sus aguas casi estáticas, que invitan al descanso de los visitantes con baños de agua y sol.

Excursiones Fuertecharter | Senderismo por el islote de Lobos
©Peter Connolly

Después de una pausa que se puede aprovechar para pegarse un chapuzón, continuamos el sendero, dejando a la izquierda la asombrosa  Montaña de la Caldera, con su cono volcánico de 127 metros de altura, arrasado por las batidas del mar, que han hecho del cráter un anfiteatro semicircular en cuya base rompe el oleaje.

Excursiones Fuertecharter | Senderismo por el islote de Lobos
©Pedro I

Continuamos nuestra andadura, rodeados del verde llamativo de las Tabaibas Dulces (Euphorbia balsamifera), que son las habitantes de excepción de este islote, hasta llegar a la Caleta de La Madera, que bordearemos para por fin llegar al Faro de Martiño, situado en el extremo norte del islote de Lobos, que representa el final de la etapa.

Excursiones Fuertecharter | Senderismo por el islote de Lobos
©bubueti

En este punto existe un cruce de caminos; el que lo desee puede regresar por el mismo sendero por el que vino, pero proponemos el camino alternativo (fuera del sendero del GR), que también conduce hasta el Puertito, atravesando la zona de Las Lagunitas, que son unos humedales (saladar cercano a la costa que se ve afectada por el flujo de la marea; el agua del mar queda retenida o acumulada y va formando lagunas o lagunitas paralelas al litoral que permiten el asentamiento de especies vegetales endémicas y también de las menos representantes de nuestro archipiélago canario, todas estas especies tienen en común la adaptación a condiciones de alta salinidad), donde se pueden encontrar infinidad de especies, entre las que destaca la siempreviva (Limonium ovalifolium ssp. Canariense), especie endémica del islote de Lobos.

Excursiones Fuertecharter | Senderismo por el islote de Lobos
©Alejandro Esquivel Ramos

Por este sendero de vuelta encontraremos también aljibes y hornos de cal, que nos hablan de la historia de este mágico islote.

Finalmente llegaremos al las casitas que constituyen el pueblo del Puertito, antiguo asentamiento de pescadores que hoy suelen visitar el islote para pasar los fines de semana, excepto alguno de ellos que sigue viviendo en el islote de manera continua.

Excursiones Fuertecharter | Senderismo por el islote de Lobos
©Calvin Leung

Si sigues los enlaces de este artículo podrás descubrir detalladamente toda la información acerca de este islote del paraíso.

El Equipo de Fuertecharter

Exposición: Restos Arqueológicos Romanos del islote de Lobos

Desde el 28 de octubre y hasta el 29 de noviembre, el Centro de Arte Juan Ismael, de Puerto del Rosario, acoge una exposición donde se muestran algunos de los restos arqueológicos romanos encontrados en las excavaciones del islote de Lobos.

Son ya dos campañas las que se han realizado en estas excavaciones del yacimiento Lobos 1, desde 2012, donde, como hablábamos en un artículo anterior de este blog, se han descubierto restos arqueológicos de lo que sería una factoría romana para la obtención de tinte púrpura (Stramonita haemastoma), datados entre los siglo I a.C. y I d.C., de ahí el nombre de la exposición: “Lobos 1, un taller romano de púrpura”.

Este yacimiento, ubicado en la playa de La Calera o de La Concha, al suroeste del islote de Lobos, contará este año con una nueva campaña de excavaciones, fruto de un convenio entre el Cabildo de Fuerteventura, el Organismo Autónomo de Museos, Centros del Cabildo de Tenerife y científicos del Proyecto de Investigación, Poblamiento y Colonización de las Islas en el Atlántico (PYCIA), de la Universidad de La Laguna y el OAMC, y se albergan grandes esperanzas en el hallazgo de más restos que nos sigan contando partes de la historia de las islas Canarias y del poblamiento de las islas atlánticas, a través de este asentamiento romano altoimperial que, además, demuestra también que las fronteras y la influencia del Imperio Romano se extendieron mucho más allá de lo que hasta la fecha se planteaba. Por este motivo, se obligará a reformular muchas de las investigaciones y planteamientos desarrollados, y se podrá establecer relaciones entre Canarias y otros asentamientos romanos de la época.

FuerteCharter | Exposición restos arqueológicos romanos islote de Lobos

La exposición muestra una selección de materiales de manufactura romana, desde ánforas de cerámica, utilizadas para el transporte y el almacenaje, materiales metálicos de hierro y bronce (agujas para coser redes, anzuelos, punzones…) y también materiales líticos, relacionados con el procesado de la púrpura, como guijarros-machacadores, yunques y morteros.

FuerteCharter | Exposición restos arqueológicos romanos islote de Lobos

En la exposición se presenta un conchero especializado en Stramonita haemastoma, donde se pueden ver los patrones de fractura de estos moluscos, y la manera de sacarles el glande purpurígeno, del que se extraía la sustancia para obtener el tinte.

También se pueden encontrar utensilios de cocina, testigos de una actividad doméstica-alimentaria; como ollas, diferentes contenedores de alimentos, vajilla, jarras, fuentes…

FuerteCharter | Exposición restos arqueológicos romanos islote de Lobos

La exposición se puede visitar en el Centro de Arte Juan Ismael, C/Almirante Lallermand, Nº30, en Puerto del Rosario, en horario de 10 a 13h. y de 17 a 21h., todos los días, excepto los domingos y los lunes, en que el centro permanecerá cerrado.

ENTRADA GRATUITA.
Para más información: www.cabildofuerteventura.org
Teléfono: 928 859 750/1/2.

El Equipo de FuerteCharter

 

 

Reformas en el islote de Lobos

Nuestra querida y vecina Isla de Lobos, partícipe de la excursiones en barco que realizamos a diario hasta sus costas, se ve inmersa en un proyecto de reforma que pretende satisfacer las necesidades de las decenas de visitantes que llegan a su muelle cada día.

El pasado verano se emprendieron, en el islote de Lobos, las obras de rehabilitación de la zona del antiguo restaurante. Este área ha quedado convertida en zona de descanso, con aseos, bancos y sombra, para prestar servicio a la multitud de visitantes que acude a la isla cada día.

El antiguo restaurante del islote de Lobos, datado de los años 60, fue un proyecto abandonado en los años 80, creado con una arquitectura un tanto peculiar, con planta irregular y combinando espacios cúbicos y curvilíneos, muy diferenciada de la arquitectura local, y que ahora se ha convertido, gracias a un proyecto de la Oficina Técnica del Cabildo de Fuerteventura, en una zona de descanso —160m2— para visitantes, con un acabado perfectamente integrado en este paraje natural, en el que se ha utilizado madera de pino, siguiendo así en la línea de respeto al entorno medioambiental que se promueve, especialmente en una zona de sensibilidad ecológica tan importante como la isla de Lobos.

Las obras de las instalaciones están terminadas desde hace un mes, pero aún queda acondicionar el espacio exterior, alrededor del edificio, para ponerlo a disposición de los visitantes. Aún no existe una fecha concreta para la inauguración del mismo, aunque seguramente no falte mucho tiempo.

Y junto a este proceso de rehabilitación, la consejería de Medio Ambiente ha dado también luz verde al proyecto de “Acondicionamiento y mejora del muelle de Lobos”, que está siendo tramitado por la autoridad Portuaria de Las Palmas, para mejorar las condiciones de dicho muelle, debido a que hacía tiempo las empresas dedicadas al transporte de pasajeros hasta la isla de Lobos, venían quejándose del estado del mismo y de la dificultad de acceso en días de mala mar.

Este proyecto, por tanto, pretende mejorar el estado del muelle y ampliarlo, para dotarlo de mayor seguridad frente a las condiciones climatológicas adversas, y para asegurar las condiciones de atraque independientemente de la marea.

Las obras que pretenden realizarse en este muelle llevan consigo:

  • La construcción de una banqueta de escollera (piedras echadas al fondo del agua para servir de cimiento a un muelle), que ocupará unos 25m de largo en el fondo marino.
  • La construcción de una berma o saliente de 1,6m de ancho por cada lado del muelle.
  • La construcción de un muelle de 14,58m de largo y 8,1m de ancho.
  • La reparación de los huecos laterales.
  • Y la construcción de una escalera de acceso.

Les mantendremos informados de los avances en este proyecto de acondicionamiento, que está siendo minuciosamente estudiado para minimizar el impacto ambiental, y así poder dar mejor servicio al visitante sin modificar el paraje natural que este islote, Reserva de la Biosfera, representa.

El Equipo de FuerteCharter

 

 

 

XVI Swimming Crossing Isla de Lobos-Corralejo 2014

Our favourite site for our boat trips from Corralejo on the 19th of October will be the exceptional setting for the XVI swimming crossing Isla de Lobos-Corralejo.

The narrow channel separating these two points of the already traditional swimming crossing is known as “El Río”, a 3.400m-long channel of shallow waters (no deeper than 10m); the enrolment to this crossing opened last August 4th at ten in the morning and closed on October 1st. The participation is limited to 220 swimmers. The usual average time for this crossing is 65 minutes.
The starting point in the Isla de Lobos is in “Punta del Marrajo” at 12 p.m, and it will finish in “Playa del Muelle Chico”, Corralejo.
This event has been organized year after year by the “Club Deportivo Herbania”, and this year they are organizing the XVI event and it will be one of high difficulty as it will take place in an area with strong sea currents, so the swimmers taking part in it must be really experienced.
This year the crossing presents a great innovation, extra difficulty that will make the event even more exciting. The thirty quickest swimmers will have the chance to perform a sweep-round, 7000m long.
This event gathers amateurs and great swimmers that every year join it with the firm determination to reach the shore after overcoming the 3400m separating the two islands.

Enrolments usually take place in the web C.D.Hebania or straight in the club’s office. Fuertecharter’s team is the exceptional spectator of this crossing as we cooperate with safety in this event supporting the swimmers with one of our boats; it’s a strong current area and we must take the necessary safety measures to make the event succeed. This event has lots of followers and the sweep-round novelty will make it even more exciting. We’ll be meeting in the water, good luck for all the participants, we’ll be supporting you.

3400m long CROSSING:
•    Starting time: 12:00 h
•    Distance: 3400m
•    Starting point: Punta Marrajo (Isla de Lobos)
•    Finishing line: Muelle Chico de Corralejo (La Oliva)
•    Route of the journey: Southwest- Northwest
•    Difficulty: high
•    Tides: 1st high tide at 11:40 h / 2nd low tide at17:53 h
•    Participants: 220 swimmers
•    Average duration: 65 minutes
7000m CROSSING:

•    Starting point: 12:00 h
•    Distance: 7000m
•    Participants: The thirty quickest swimmers
Fuertecharter’s team

FuerteCharter | Travesía a nado Isla de Lobos Corralejo 2014

Restos romanos en el islote de Lobos

Muchos son los que nos preguntan qué son esas excavaciones con perímetro vallado que se encuentran en el islote de Lobos, así que aquí les dejamos este artículo informativo, para los que quieran saber un poco más sobre la historia pasada del islote vecino.

A principios de 2012 se descubrió, en el islote de Lobos, un yacimiento con restos arqueológicos que fueron datados entre el siglo I a.C. y el siglo I d.C.

En noviembre de 2013 se iniciaron las excavaciones sistemáticas en el islote, a través del proyecto “Poblamiento y Colonización en las Islas del Atlántico”, que se encarga del estudio y la investigación de estos restos y se enmarca dentro del convenio institucional que existe entre el OACM de Tenerife (Organismo Autónomo de Centros y Museos) y la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo de Fuerteventura.

A medida que han ido avanzando los estudios y las excavaciones se han podido ir concretando hipótesis, y en la actualidad queda bastante constatada la que afirma que el yacimiento pertenece a asentamientos romanos, quizás estacionales, que buscaban en el islote caracoles marinos —Stramonita haemastoma o thais, conocidos en Canarias como carnadilla—, de los que obtenían el tinte púrpura para los tejidos de las prendas nobles de la época. Lo que ha permitido constatar esta hipótesis es el hallazgo, hasta la fecha, de más de 70.000 ejemplares de estos moluscos. Este tipo de yacimiento es el único descubierto en Canarias, y han aparecido otros similares en la Isla de Mogador y otros puntos de la costa atlántica de África; por lo que queda constancia de que esta ruta era utilizada ya por estos grandes imperios (púnicos, griegos y romanos) para abastecerse, no solo de carnadilla para los tintes, sino también de pescado, debido a la riqueza de túnidos en la zona.

En la antigüedad, el color púrpura en los tejidos era un signo de distinción, desde los fenicios hasta los romanos, debido a que la obtención de dicho tinte era muy costosa. De cada caracol se extraían apenas unas pocas gotas del codiciado color, que se empleaba para teñir las capas y las prendas de los más altos cargos; por tanto este tinte era un indicador de lujo y distinción social. Incluso el Estado controlaba su monopolio y organizaba expediciones comerciales y militares, para encontrar los productos necesarios para la elaboración de este tinte, que luego traían para su comercialización en el Mediterráneo.

El yacimiento del Islote de Lobos cuenta con 108m2 (18×6), a una profundidad que va aumentando a medida que se realizan las excavaciones, ya que los restos que se están descubriendo aparecen en pendiente, incluso partes de los muros encontrados tienen continuidad bajo tierra, por debajo de los 2m de profundidad.

Las hipótesis apuntan a que las estructuras que se están desenterrando pertenecían a los habitáculos donde se almacenaban estos moluscos. También están apareciendo restos de material cerámico de torno, seguramente recipientes para el almacenaje de los moluscos, y también restos de vajilla variada de cocina y de mesa, pedazos de hierro y bronce, de anzuelos y clavos, restos de ánforas, ollas, tapaderas… incluso restos óseos de animales de la época (ovejas y cabras).

Las excavaciones están planteadas hasta finales de 2016, y son llevadas a cabo por un grupo de 8 profesionales, procedentes del Cabildo de Fuerteventura, del OAMC de Tenerife y de la ULL, que continúan arrojando luz sobre la historia de los antiguos pobladores y colonizadores de estas tierras.

El Equipo de FuerteCharter

 

 

 

Una visita al Islote de Lobos

A tan solo 2kms de Corralejo, el islote de Lobos —que a diario visitamos con nuestras excursiones en barco—, presenta una serie de atractivos que bien merecen una visita a tener en cuenta en vuestras vacaciones.

Para ponéroslo fácil, en FuerteCharter os mostramos esta breve guía, con los principales lugares que podéis visitar dentro del islote.

Si nos fijamos en el diagrama que presentamos, el número 1 lo ocupa el Puertito, sin duda, para muchos, el rincón más espectacular del islote de Lobos, debido al color turquesa de sus agua llenas de vida —que dejan ver un fondo arenoso, típico de playas paradisíacas— y a la gran cantidad de bajas y roques que emergen del fondo en marea vacía, cambiando el paisaje considerablemente.

En el Puertito se encuentran los únicos asentamientos humanos del islote, que en verano están concurridos y en invierno prácticamente inhabitados, y encontramos también el único restaurante del islote de Lobos, donde se puede comer todos los días a base de pescado fresco y paella.

El siguiente punto de interés lo ocupa el Centro de Interpretación, que es un edificio construido en madera, donde el visitante podrá encontrar grandes paneles con información sobre la historia del islote de Lobos, sus paisajes, su flora y fauna… y en el que también se puede observar una maqueta a escala de la isla, que les permitirá hacerse una idea de la orografía de la misma.

A continuación se encuentra la playa de La Concha —nombre popular que recibe debido a su forma—, también llamada La Calera, ya que de esta playa se obtenían en el pasado los “rodolitos”, que son secreciones calcáreas de algas que se utilizaban en el horno de cal, próximo a la playa, para obtener la cal para la construcción del faro de Martiño. Esta playa seduce a todos los que pisan su arena, con la tranquilidad de sus agua cristalinas. Es una pequeña bahía cerrada por una barrera de piedras y “callaos”, lo que le sirve de escudo frente a las olas y la transforma en una piscina ideal para baños relajantes.

Cerca de esta playa el visitante encontrará unas salinas inconclusas, iniciativa de un vecino de Corralejo, Andrés B. Zala, que intentó obtener sal para poder así conservar el pescado hasta que se lo llevaban a Corralejo.

Las Puntas del Marrajo y Saladero son unos salientes que sirven de rompiente de las que muchos consideran las mejores olas de Fuerteventura. La ola que sale en el Saladero, conocida como la “Derecha de Lobos”, es una ola de renombre internacional que a lo largo del año atrae a centenares de turistas a nuestras costas. La ola del Marrajo es también una derecha larga y noble, mucho más asequible para surfistas menos experimentados.

El siguiente punto destacado en el mapa corresponde a la Montaña de la Caldera, cuya silueta es muy representativa del islote de Lobos. Esta montaña es un cono volcánico que pertenece a la alineación del Bayuyo, de la que hablamos en un artículo anterior de nuestro blog. Presenta una altura de 127m (con unas impresionantes vistas de Lanzarote y Fuerteventura desde la cima) y está en su mitad sumergida, albergando en su interior una playa de arena negra: La Caleta. En dirección al viento, sobre la ladera del interior de la caldera, se asienta una gran colonia de gaviotas pati-amarilla, y en sus laderas más inaccesibles nidifican pardelas y petreles.

A continuación, la playa del Sobrado, y siguiendo el camino llegamos al Faro de Martiño, emblemático edificio marinero al que también hemos dedicado un artículo que podéis leer pinchando en este link. Bajo esta edificación, el caminante puede encontrar un pequeño saladar llamado la Lagunita del Faro, creado por la interacción del agua de mar y la de lluvia, y que se caracteriza por contar con una llamativa costra salina provocada por la rápida evaporación, sobre la que se pueden observar numerosas aves como garzas, vuelvepiedras y zarapitos.

Y por último, el final del recorrido lo marcan Las Lagunitas, que presentan un ecosistema muy singular. Se trata de una depresión separada del mar por una pequeña barra de arena, cuyos fondos están relativamente impermeabilizados por depósitos de arcilla. Cuando la marea sube, el agua del mar penetra y recrea una gran cantidad de pequeñas lagunas. Tres especies de plantas son las que definen botánicamente es ecosistema: Limonium papillatum, Limonium tuberculatum (que tiene en Lobos sus mejores poblaciones) y Limonium ovalifolium canariense, que es una especie endémica, única en le islote de Lobos. Esta especie es capaz de sobrevivir bajo el agua incluso en caso de grandes mareas.

Cerca de Las Lagunillas se encuentra también el mayor horno de cal del islote, cuyo combustible se extraía de unos cercanos depósitos marinos fósiles, con alto contenido en piedra caliza.

Con nuestras excursiones en barco desde Corralejo rodeamos todo el islote de Lobos, ofreciendo una visión de todo este recorrido que hemos explicado, pero desde el mar. Os invitamos a descubrir este maravillosos islote, tanto desde el agua, coma a pie a través de su interior.

El Equipo de FuerteCharter

 

 

 

El faro del islote de Lobos

Por: Asja Fior

El faro ha sido siempre un elemento fundamental para la vida de los hombres, les ha permitido evolucionar y avanzar hacia nuevos descubrimientos, e incluso hoy en día sigue siendo un gran referente para los navegantes.

Si para muchos son conocidos el Faro de Alejandría, el Coloso o la Torre de Hércules, aquí en Canarias hay uno que destaca especialmente, el Faro de Martiño, o también conocido como el Faro del islote de Lobos, que observamos a diario en nuestras excursiones en barco desde Corralejo.

Destaca por muchas cosas. Por la lentitud con la que fue construido, se tardaron cinco años, debido a las numerosas dificultades que fueron surgiendo, como, por ejemplo, el transporte de los materiales de construcción, que vino efectuado primero a lomos de camellos, más tarde en barquitos y, por último, en burros majoreros que fueron encontrados en la propia isla de Lobos. O, por la total naturaleza de la isla, que se encontraba completamente deshabitada y, por tanto, tuvieron que ir construyendo casas, aljibes subterráneos, caminos y corrales, para que los ingenieros, los obreros y demás trabajadores tuvieran un sitio donde vivir en el islote de Lobos, mientras perdurara el período de la construcción del faro.
El Faro Martiño se empezó a construir en 1860, tras ser aprobado el Plan General para el alumbrado de las Islas Canarias y, hasta hoy, es la única obra oficial que existe en la isla de Lobos. Tiene un gran parecido con los faros Pechiguera e Isla Alegranza, de Lanzarote, debido a que los tres fueron proyectados por el mismo ingeniero, el afamado Juan León y Castillo, nacido en Gran Canaria.
El resultado final de tanto trabajo fue el de un faro de estilo neoclásico, de colores blancos y amarillos, que se alza 29 metros sobre el nivel del mar. A la torre cilindro-cónica del faro, que mide 6 metros de altura, se adosa un edificio de una planta, el cual fue primeramente la residencia ocasional de Juan León y Castillo, para cuando iba al islote de Lobos a supervisar el proyecto, y más tarde la casa del farero y su familia.
También se construyó un aljibe para el propio faro, que estaba situado debajo de la construcción y recogía el agua de la lluvia proveniente de la azotea, para asegurar el suministro de agua.
El faro se iluminó por vez primera en 1865, siendo de 6º orden y estando registrado en las cartas marítimas con el número internacional D-2786.
Cumple la importante función de balizar el paso de los navíos que navegan por el estrecho de la Bocaina, que es el que separa Fuerteventura y Lanzarote, formando un triangulo junto con el faro Tostón, situado en el Cotillo, Fuerteventura, y el faro Pechiguera, en Lanzarote.
Con el islote de Lobos, y con el faro Martiño, más concretamente, están relacionadas diversas personalidades, entre las que destacan escritores como Josefina Plá, que siendo hija del torrero, Leopoldo Plá, nació, en 1903, y se crió ahí, en el mismo faro —aunque más tarde desarrollaría su carrera en Paraguay—, o José Rial, que fue el farero de Lobos desde 1913 y que trece años después escribiría una novela acerca de la isla y de sus vivencias en ella. Otra persona reconocida fue Antonio Hernández Páez, más conocido como Antoñito “el farero”, que fue de hecho el último en realizar esa labor, desde el año 1936 hasta el 68, y el último en habitar en el islote. Antoñito también abrió un restaurante típico que ahora gestionan sus descendientes y donde podréis degustar pescado fresco y riquísimas paellas, como un extra añadido a nuestras excursiones desde Corralejo.
Por tanto, es muy recomendable ir a visitar en islote de Lobos y su faro, por toda la historia que tiene éste y por el encanto natural de la isla. Además el visitante que suba al faro Martiño disfrutará de unas impresionantes vistas.

El equipo de FuerteCharter

La Foca Monje: un antiguo habitante de la isla de Lobos

Como muchos de vosotros sabéis, uno de los mayores atractivos de nuestras excursiones en barco desde Corralejo, es la visita a la  vecina isla de Lobos.

La isla de Lobos recibió este nombre porque en la antigüedad era una colonia donde habitaban gran cantidad de ejemplares de Foca Monje del Mediterráneo (Monachus monachus), conocida también como Lobos marinos o Vacas marinas, que a día de hoy han desparecido totalmente de nuestras costas.

La calidad y biodiversidad marina de estas aguas, junto con la soledad y aislamiento del que disfrutaban en este entorno, hizo de la Isla de Lobos un rincón ideal para el desarrollo de esta especie, que llegó a juntar varios millares de ejemplares.

Al iniciarse la conquista de las islas, estos animales fueron perseguidos y cazados por los conquistadores, que ansiaban su cuero, su grasa y su carne, llevando a la especie a su completa desaparición en nuestras costas allá por la edad media.

Fuertecharter | isla de lobosDescripción
La foca monje del Mediterráneo es un mamífero pinnípedo, de la familia de los fócidos, y una de las especies más raras que existe. En la antigüedad poblaba las aguas de todo el mar Mediterráneo y del Atlántico del norte de África, llegando hasta Madeira, Canarias y Cabo Verde, y sus restos se remontan a hace 14 y 12 mil años.

El nombre de foca monje tiene dos interpretaciones: por un lado hace referencia al carácter aislado de esta especie, que suele habitar áreas costeras de difícil acceso y alejadas de la presencia humana —como los monjes, que se aislaban en monasterios lejanos—, y por otro lado, los pliegues que forma la piel de alrededor del cuello de estos animales puede compararse a los pliegues de la túnica sobre los hombros de los monjes franciscanos.

Presenta un cuerpo robusto, con cabeza redondeada y extremidades cortas en forma de aletas. El tamaño habitual de los machos ronda los 300cm., y el peso los 350kg., mientras en las hembras las dimensiones alcanzan los 290cm. y 300kg.

El pelo que recubre todo su cuerpo es corto y de color gris o marrón oscuro (blanco en el vientre).

Hábitat y distribución
Esta especie suele buscar refugio en grutas marinas, aunque en el pasado, cuando eran colonias abundantes, ocupaban también playas de arena. Puede resultar fácil imaginarlas tomando el sol en la Playa de La Concha del Islote de Lobos.

En la antigüedad se distribuían, como hemos dicho, por todo el Mediterráneo, teniendo gran representación en España (Baleares, Cataluña, Alicante, Murcia, Almería y Canarias), pero poco a poco, la mano del hombre, la avaricia de los pescadores, que veían amenazados su bancos de peces, y la explosión del turismo las fueron relegando a espacios cada vez más escondidos, y en la actualidad, como representación española solo quedan dos ejemplares en las Islas Chafarinas (colonia española en el Mar de Alborán, al Oeste de Melilla).

En el resto del Mediterráneo y del Atlántico el número de estos ejemplares se ha visto mermado hasta cifras preocupantes, contando en la actualidad con tan solo 500 ejemplares como representación mundial; por lo que es una de las especies en mayor peligro de extinción del planeta.

Reproducción
Las colonias de foca monje están dirigidas por machos adultos de gran tamaño. Suelen reproducirse en cuevas escondidas, para no ser molestadas, y el ciclo de gestación dura 10 meses, dando a luz cada hembra una sola cría que depende absolutamente de ella durante 3 meses.

Alimentación y costumbres
Suelen vivir unos 20 años, alcanzando la madurez sexual a los 4. Viven tranquilamente en grupos y no suelen alejarse mucho de la costa si no es para buscar alimento. Comen peces y moluscos, preferiblemente en las horas sin luz. Su costumbre de buscar pescado en las redes de pescadores le han traído la enemistad de este gremio, que las ha perseguido durante años, siendo una de las causas de su peligro de extinción.

Distribución actual
En la actualidad la mayor colonia de foca monje, descubierta en 1945, se encuentra en la Península de Cabo Blanco (frontera entre Mauritania y el Sáhara Occidental), contando con unos 250 ejemplares de los 500 existentes en el mundo, situación muy peligrosa para la especie, pues puede verse afectada por cualquier anomalía que termine con un gran número de ellas, al encontrarse tan localizadas en un mismo espacio (por ejemplo ser atacadas por una toxina, como ya ocurrió en 1977). Existe otra colonia en Madeira.

Los motivos que hemos contado anteriormente hacen de la extinción de esta especie un hecho inminente que está intentando frenarse gracias a varios proyectos de recuperación de la misma.

En el próximo artículo hablaremos del proyectos de reintroducción promovido por la Dirección General de Conservación de la Naturaleza del Ministerio de Medio Ambiente y la Viceconsejería de Medio Ambiente de Canarias, que pretende reintroducir la especie en la fauna española a través de las islas.

El Equipo de FuerteCharter